Cómo comprar una alfombra persa en Dubai

Para comprar una alfombra persa en un zoco sin ser timados conviene haberse informado antes sobre las particularidades de este producto y poner en práctica el famoso arte del regateo.

En Dubai hay muchos lugares donde se puede comprar una alfombra persa, dada la cercanía con Irán (antes Persia). Por hoteles y aparcamientos merodean intermediarios en general poco fiables; lo más importante a la hora de comprar una alfombra persa es estar preparado para el característico ritual de la negociación o regateo, algo que el mundo árabe valora mucho.

Conocimientos elementales para comprar una alfombra persa

Si bien los grandes hoteles cuentan con interesantes tiendas de alfombras, para comprar una alfombra persa es aconsejable acercarse al zoco donde hay mucha competencia y, por lo general, en las tiendas hay oportunidad de sentarse a tomar una taza de té y conversar un rato de otros temas hasta que surja la necesidad del visitante de ocuparse de su futura adquisición.

Para esto es imprescindible ir con una idea más o menos clara de manera de no dejarse llevar por el exclusivo interés del vendedor, ya que éste suele ser un hombre avezado que sabrá comprender a la primera si el comprador sabe lo que busca o va a ciegas.

Es mejor afianzar algunos conocimientos sobre alfombras para no apresurarse y arrepentirse después. Hay varias características comunes a todas ellas. Para comprar una alfombra persa es bueno saber que todas tienen en común las siguientes particularidades: son de lana, hechas a mano y anudadas.

Las lanas utilizadas han sido teñidas de forma artesanal —siguiendo unas pautas de tradición medieval— con pigmentos naturales como vegetales, insectos, cortezas, minerales…; cada una de ellas es una pieza única cuyo diseño ha sido transmitido de generación en generación por una familia.

Atención al arte del regateo

A su vez es necesario diferenciar entre una alfombra usada y una nueva: las usadas son las más asequibles, las nuevas tienen un valor más elevado y las más antiguas más caras aún por tratarse de material de coleccionista; algunas piezas parecen alfombras de seda, pero en realidad son tapices para ser colgados y no para ser pisados.

Siempre es conveniente enterarse de los precios fijos a través de Internet para saber sobre qué base regatear por un precio ideal. Cualquiera de las peculiaridades ya señaladas sobre las alfombras serán útiles a la hora de conversar con el vendedor, ya que para comprar una alfombra persa es indispensable participar de este ceremonial.

El arte del regateo empieza por mantener una conversación amigable con el vendedor e interesarse luego —con la mayor serenidad posible— sobre el descuento más interesante; este es un ritual árabe legendario, especialmente destacado en Dubai, dado el alto poder adquisitivo de muchos de sus turistas.