Como comprar una mesa antigua

Para escoger entre mesas antiguas si no se tienen conocimientos, lo mejor es pedir asesoramiento y luego optar por objetos cuya remodelación no sea costosa y se amolden a la estética hogareña

Las mesas antiguas suelen ser objetos muy preciados, pero no necesariamente caros. En muchos lugares, sin embargo, los precios son excesivos y por ello antes de decidirse por una de ellas lo ideal es pedir consejos a alguien que entienda, a fin de adquirir un objeto que se amolde a las características del hogar sin exigir que se pague por él demasiado dinero.

Consejos para adquirir mesas antiguas
Hay muchos tipos de mesas antiguas. Lo mejor es tener una idea de qué estilo quedará mejor en el hogar, y para esto es necesario tener en cuenta el resto del mobiliario y realizar una cuidadosa elección.

Existen don maneras de adquirir mesas antiguas: comprar una en muy buen estado o adquirir una un poco estropeada y remodelarla. Pagar una buena suma de dinero por un objeto de valor en muy buenas condiciones puede ser una tontería si se tiene en cuenta que el mismo objeto puede encontrarse en una tienda de antigüedades por mucho menos.

Comprar una de esas mesas antiguas un tanto estropeada puede ser una muy buena alternativa para ahorrarse dinero y adquirir un objeto valioso. Esta es la opción por la que se inclinan aquellos amantes de los objetos antiguos que saben qué cambios realizarle a un objeto demacrado para que quede impecable.

Evitarse malas experiencias
No todas las mesas antiguas son de valor, pero es muy común que en sitios especializados se vendan a altos precios mesas antiguas que no valen ni la mitad de lo que se las cobra por eso es bueno tener presentes ciertas cuestiones antes de comprar una.

Si no se tienen conocimientos de antigüedades, es muy importante que antes de adquirir una mesa antigua, se tome en cuenta la opinión de un experto, que sea capaz de decir si el objeto está sobre valorado, si se trata de una imitación, o cualquier otro aspecto del mismo que pueda dar lugar a que los compradores sean timados.

Si no se conoce a nadie que esté empapado del tema, puede ser de suma utilidad consultar con fuentes de decoración o que se dediquen específicamente de objetos antiguos. Además es importante tener en cuenta el peso del objeto que se desea comprar pues una de las cuestiones más costosas a la hora de comprar muebles es el transporte de los mismos al hogar del comprador.

Puede ser de suma utilidad acercarse a aquellas tiendas que tienen un servicio de transporte para sus clientes así se puede ahorrar bastante dinero. Generalmente en estos lugares cobran un plus por el traslado pero siempre es más barato que contratar a una empresa de transporte.