Cómo conseguir destacar en el trabajo

Las claves para destacar en el trabajo sin pecar de insistente son mostrar un carácter emprendedor, dinámico y, ante todo, organización y firmeza.

Como en todos los aspectos de la vida, el marco laboral es un entorno idóneo para mostrar las aptitudes propias, aprovechar oportunidades y conseguir contactos duraderos, aunque destacar en el trabajo no solo se consigue con esfuerzo y tesón, ya que, detrás de ello, se deberán atender una serie de aspectos de vital importancia para ser tenido en cuenta en la empresa.

La personalidad cuenta

Se está muy equivocado si se obvia el plano comportamental y social de una persona en el momento de elegir a quién se debe ascender. Por mucho que exista una jerarquía empresarial, lo cierto es que para destacar en el trabajo, sea cuál sea el mismo, se debe entender que los jefes y superiores son personas con afinidades igual que cualquier ser humano. Por ello, preferirán trabajar con alguien con quién tengan compenetración sociolaboral.

 

Nadie, sin embargo, conseguirá destacar en el trabajo simplemente con un carácter afable. Se trata de un equilibrio entre una persona eficiente y centrada sin altibajos en su estado de ánimo, que sepa trabajar bajo presión y dar la cara, reuniendo, del mismo modo, otras cualidades más subjetivas como simpatía, cortesía, generosidad y afabilidad. Ser servicial, por último, es una buena opción siempre y cuando sea controlada.

Las claves para conseguir el éxito profesional

El emprendedor es una persona de éxito y, aunque normalmente se le atribuye este carácter a aquellos que trabajan por su cuenta, lo cierto es que cualquier jefe apreciará las ideas nuevas. Del mismo se debe ser comunicativo en cuanto a temas de trabajo se refiere, con el fin de mostrar transparencia y que tanto los compañeros como el superior sepan que pueden contar con la persona.

 

La imagen es muy importante siempre y cuando esto sea porque haya un punto negativo. En el caso en el que se destaque demasiado por la apariencia se corre el rieso de que solo se tenga en cuenta ese aspecto de la personalidad. Asimismo, destacar en el trabajo también implica centrarse en él e interesarse por lo que ocurre en ese sector.