Cómo conseguir el color morado

Conseguir el color morado puede ser tan sencillo y divertido, jugando, mezclando y matizando colores entre sí.

Para dar versatilidad y originalidad a un diseño siempre será necesario jugar con las formas, la textura y el color. Se sabe que la mezcla de colores siempre dará como resultado tonos totalmente distintos y efectos inesperados para armonizar o ambientar un escenario. Tan sencillo como pensar en combinar un color amarillo con un azul para obtener un verde o mezclando y matizando otros distintos para conseguir el color morado.

Clasificación de los colores
Para obtener colores distintos a los comunes, se ha realizado una clasificación de colores que, al combinarse entre sí, forman una gama más extensa del catálogo original. En esta clasificación se encuentran tres partes básicas, colores primarios, secundarios, intermedios, terciarios, cuaternarios y matices.

 

Entre los colores primarios están clasificados, el color amarillo, rojo y azul. Como secundarios están el naranja, verde y violeta. Y como intermedios se consideran el amarillo naranja, amarillo verde, azul verde, violeta azul, violeta rojo y rojo naranja. Los que se conocen como blanco y negro son clasificados como colores neutros o de luz y de ausencia de luz.

Creando tonalidades y matices
La creación de tonalidades básicas se da en relación a la combinación de los colores primarios de tal forma que, si se combina un color amarillo con un rojo el resultado será un naranja. De la combinación del color rojo con el azul se obtendrá un violeta, necesario para conseguir el color morado, así como, de un azul con un amarillo se obtiene el verde. Esta creación de colores son llamados secundarios.

 

Lo anterior, simulado en una gráfica, se le llama estrella o circulo de color en la que, se pueden seguir combinando colores la creación de otros; de manera que, si combinamos colores secundarios con primarios se obtendrá una gama más de colores intermedios y de más combinaciones las siguienteclasificación.

 

Conseguir el color morado es tan sencillo como combinar el color rojo con azul. Sin embargo, esta combinación original da una tonalidad violeta cuando es combinada en la misma proporción. No obstante, si a esta combinación se le agrega un poco más de azul, se obtiene un matiz violeta azul o morado como tal.

 

Dentro de la extensa gama de colores existen un sin fin de matices que se pueden obtener de cada color, por lo que la decisión dependerá del gusto y de lo que se quiera expresar. Estos matices se obtienen cuando se agrega un poco de luz o color blanco a cada tonalidad. De modo que, para conseguir el color morado en diferentes matices, bastará con agregar un poco de blanco a la combinación.