Cómo conseguir prácticas como intérprete de francés

Como complemento a la formación académica y para dar sustancia al currículum, conseguir prácticas como intérprete es fundamental para un estudiante de filología francesa.

Conseguir prácticas como intérprete de un idioma, especialmente el francés, es una tarea ardua, no bastando tener buenas credenciales académicas. Por el contrario, saber dónde y cómo solicitarlas, al igual que los requisitos exigidos, es probablemente lo único que puede marcar la diferencia entre obtenerlas o no.

Fuentes públicas para conseguir prácticas como intérprete

Normalmente las universidades tienen una oficina que gestiona prácticas con empresas de traducción o agencias gubernamentales. Para tramitarlas, no obstante, usualmente requiere que el estudiante haya aprobado un porcentaje determinado de créditos de la carrera, por encima del 50%. Las solicitudes se tramitan una vez al año, por lo que hay que estar muy pendiente.

 

En las ciudades con afluencia de turistas en el verano, es frecuente que los ayuntamientos requieran para sus oficinas de información turística pasantes que hablen otros idiomas. En Cataluña, por ejemplo, los turistas franceses son un contingente importante, por lo que coseguir prácticas como intérprete en esta comunidad puede ser más factible.

 

Los organismos internacionales, como la Organización de Naciones Unidas y sus instituciones afiliadas, o la Unión Europea, ofrecen prácticas continuamente, aunque acceder a ellas resulta difícil por el alto número de solicitantes y el complicado proceso de selección. Sin embargo, no se pierde nada intentándolo. También ofrecen algunos cursos prácticos que se asemejan a unas pasantías.

Conseguir prácticas como intérprete en la empresa privada

Otra opción para conseguir prácticas como intérprete es buscar en los directorios de empresas de traducción, o agencias que organizan eventos y pueden requerir intérpretes, y enviar el currículum vitae con una carta de presentación. En la medida en que no represente una carga económica, muchas están dispuestas a ofrecer prácticas no remuneradas.

 

Los institutos de idiomas, especialmente los privados, usualmente requieren de profesores para picos altos de trabajo. Si se trata de cursos cortos para jóvenes, por ejemplo, algunas veces están dispuestos a contratar a estudiantes en prácticas, especialmente porque pueden pagarles menos. En estos casos, el expediente académico puede influir considerablemente para conseguir prácticas como intérprete.

 

Si estas gestiones no generan resultados, y aún no se ha logrado conseguir prácticas como intérprete, siempre se puede acudir a los mecanismos utilizados para conseguir cualquier otro tipo de empleo. Las agencias de trabajo temporal, por ejemplo, son un buen recurso, pues precisamente las prácticas están pensadas para un lapso corto, con un máximo de algunos meses, y estas agencias tienen contactos con todos los sectores económicos.