Cómo conseguir un préstamo para estudiar un máster

La matrícula de las maestrías universitarias es, por lo general, bastante cara; sin embargo se pueden cursar estos estudios sin necesidad de tener una gran cantidad de dinero ahorrado, si se logra conseguir un préstamo.

En la actualidad, para acceder con éxito al mercado laboral, no basta solamente ser licenciado universitario, si no que hay que aportar algo más que nos diferencie de los cientos de candidatos contra los que competimos. Una de esas diferencias las aporta el estudio de un máster universitario, el cual se puede cursar tras conseguir un préstamo y devolver después el dinero poco a poco.

Préstamos a fondo perdido
Algunas universidades reservan para los alumnos más aventajados un fondo monetario para ayudas al estudio. Para conseguir un préstamo de esta naturaleza, el alumno ha de tener un excelente expediente académico, generalmente con una nota media igual o superior a dos sobre base cuatro, o a siete sobre base diez.

 

En algunas maestrías, debido a la gran demanda laboral existente de titulados en ese ámbito profesional, puede conseguir un préstamo todo alumno que lo solicita, el cual ha de empezar a devolver tras pasar el primer año después de finalizado el máster, con la condición de que, si no han encontrado empleo, entonces no deberán devolver el préstamo.

Préstamos al estudio
Todos los centros de estudio universitario trabajan asociados con una o varias entidades bancarias, con las que gestionan el cobro de tasas académicas y la gestión de préstamos. Para conseguir un préstamo, tan solo se requiere ir a la entidad financiera, junto con la hoja de la prematrícula y el documento nacional de identidad.

 

Es conveniente estudiar la oferta del banco, pues a veces hay otras entidades bancarias que ofertan mejores condiciones para los préstamos para el estudio. Si la universidad tiene varias entidades colaboradoras, como por ejemplo, la Universidad Complutense de Madrid, que opera tanto como el Banco Santander como con Caja Madrid, es imprescindible solicitar en ambas las condiciones del préstamo, para así poder compararlas.

Qué hay que saber
Lo primero que hay que tener en cuenta antes de intentar conseguir un préstamo es saber si tenemos derecho a una beca o préstamo a fondo perdido por tener un buen expediente académico, así como si tenemos derecho a exención parcial o total de la matrícula debido a que nuestra familia es numerosa o tiene rentas bajas.

 

Cuando ya sepamos que no tenemos derecho a ayudas a fondo perdido ni a otras becas, es aconsejable comparar los préstamos contrastando la tasa anual de interés cobrada, pues a veces un préstamo con un tipo de interés poco favorable se enmascara bajo una cuota baja debido a que se fija un tiempo de devolución largo.

 

 

Es imprescindible enterarse también de si hay penalización por amortización anticipada, pues así, si se encuentra empleo tras acabar el máster, se puede devolver el capital pendiente y ahorrarse parte de los intereses.