Cómo conseguir una piel saludable a través del ayurveda

El ayurveda, antiguo sistema hindú de medicina, es una excelente opción para conseguir una piel saludable y resplandeciente, a la vez que un buen estado de salud integral del cuerpo.

La piel refleja nuestra salud interna. Al ser también uno de los principales órganos de eliminación, junto con los riñones, su estado dice mucho sobre nuestro organismo. Aunque muchos dermatólogos se enfoquen en tratar directamente los síntomas, la medicina ayurvédica se enfoca en curar la enfermedad desde adentro hacia afuera, a base de una dieta apropiada y natural que se reflejará en una piel saludable.

Buena alimentación

Una dieta baja en vitaminas y minerales y con un exceso de alimentos poco nutritivos y difíciles de metabolizar, suele derivar en un desorden del funcionamiento del cuerpo. Por el contrario, una dieta adecuada ayuda a conseguir una piel saludable y bella. Para lograrlo, el ayurveda aconseja aumentar el consumo de jugos de frutas naturales, sobre todo de naranjas, limones, uvas y toronjas, los cuales deben estar endulzados preferentemente con miel, un poco de azúcar moreno.

 

Por otro lado, siguiendo las pautas alimenticias para lograr una piel saludable, además de las frutas ricas en fibra, se recomienda aumentar el consumo de verduras, preferentemente crudas, no consumir alimentos muy condimentados, fritos ni procesados, que son los que el cuerpo no logra asimilar ni eliminar correctamente, y terminan afectando el cutis.

Recomendaciones

Además de la calidad de los alimentos, al momento de pretender una piel saludable, se debe tener en cuenta la cantidad. El consumo debe ser moderado, pausado, en estado de serenidad, y se debe masticar varias veces antes de tragar, preferiblemente transformando lo sólido en líquido. El ambiente debe ser limpio y grato. Y de preferencia, los alimentos deben ser orgánicos para evitar ingerir más toxinas a la piel.

 

Hay que priorizar la eliminación del cuerpo, consumiendo productos que ayuden a combatir el estreñimiento y sean ligeros. Siempre hay que levantarse de la mesa con satisfacción pero con espacio en el estómago y no repetir una comida hasta sentir realmente hambre. Finalmente, es conveniente tomar gran cantidad de agua al día, aproximadamente dos litros.