Cómo conservar el bronceado durante el verano

Un método muy efectivo para conservar el bronceado es exfoliar bien la piel antes de exponerse al sol e hidratarse para mantener el color por más tiempo.

Para lograr conservar el bronceado no es necesario someterse a rigurosas sesiones de cámara bronceadora con las cuales se corre el riesgo de sufrir quemaduras y además exponerse a una irradiación innecesaria que a futuro puede ser la causante de un cáncer de piel. 

Consejos infalibles

  • Una forma muy natural para obtener buenos resultados es comer determinados productos como la zanahoria que contiene unos pigmentos llamados betacarotenos, que contribuyen a potenciar el efecto del bronceado. El Betacaroteno es un componente que estimula la producción de melanina que es la encargada de darle el color a la piel. 
  • La alimentación juega un papel fundamental para conservar el bronceado por periodos más largos de tiempo, lo más recomendado es tomar licuados de frutas como las moras, el durazno, el damasco, el melón y la sandía o de verduras como el pepino, la calabaza, el brócoli, el tomate y la acelga.
  • Además estos alimentos también protegen la piel contra los dañinos rayos ultravioleta propios del sol y le dan una luminosidad propia de una piel fuerte y sana, haciendo que el bronceado se vea espectacular.
  • También, hoy en día, existen varios laboratorios cosméticos que comercializan cremas faciales y corporales que son auto bronceadoras y que son muy efectivas para mantener o intensificar el color de la piel sin necesidad de tomar baños de sol pero, si no se aplican correctamente pueden causar manchas desagradables en la piel que salen con el paso del tiempo.

Recomendaciones adicionales

  • En caso de no tener experiencia en la aplicación de productos auto bronceadores y no querer correr riesgos de mancharse la piel por conservar el bronceado, existe una receta casera para hacer una mezcla natural que es excelente para obtener los mejores resultados. Esta fórmula consiste en tomar dos tomates y dos zanahorias que se ponen a licuar con muy poca agua, a continuación se exprimen dos naranjas jugosas y este zumo se añade a la preparación anterior.
  • Finalmente, se debe tomar esta bebida aproximadamente cada quince días en los cuales la piel va a ir adquiriendo una linda tonalidad y además una protección importante contra los rayos solares. La vitamina C de la naranja es antioxidante, por lo cual contribuye a que la piel retrase su proceso de envejecimiento y además estimula la buena circulación, por lo cual, la piel tendrá una apariencia más sana y también ayudará a conservar el bronceado por mucho más tiempo.