Cómo construir un aljibe en el jardín de casa

Ahorrar dinero en el jardín de su casa será posible al conocer cómo construir un aljibe para recoger el agua de la lluvia.

Desde antiguo, los aljibes se han usado en todas las civilizaciones. Hoy existen en el mercado muchos modelos, pero también se pueden fabricar de forma casera. Es importante saber cómo construir un aljibe para recoger el agua de lluvia, usarla para regar, o también para consumo propio.

Cómo construir un aljibe y recoger el agua de lluvia

  • Lo primero que hay que hacer es orientar la caída de los canalones hacia un depósito, situado lo más lejos posible del pozo negro o similar. Ha de procurarse que el canalón tenga rejillas que eviten la caída de hojas u otras malezas.

 

  • Entre la salida del canalón y la entrada al depósito es conveniente construir un filtro que permita limpiar periódicamente las impurezas más gruesas. El depósito en sí puede ser de diversos materiales, tales como el hormigón o el pvc, y conviene, aunque no es imprescindible, que se construya soterrado. Puede complementarse con una bomba que haga llegar el agua hasta la vivienda.

 

Consejos a tener en cuenta después de saber cómo construir un aljibe

  • Hay que procurar que los materiales a utilizar en la construcción del aljibe sean perfectamente impermeables, para evitar fugas.

 

  • Es aconsejable poner un cierre hermético que garantice cierta seguridad. Aunque no es imprescindible que el aljibe sea cerrado, sí que es conveniente si el agua es para beber, como también lo es que pase los exámenes de potabilidad existentes según cada zona geográfica.

 

  • Antiguamente era muy común usar los aljibes no solo para regar, sino también como piscinas en todo tipo de fincas agrícolas y huertas.

 

  • Las conducciones que llevan el agua hasta el aljibe han de ser en su interior, de cerámica, hierro, vidrio, cemento impermeabilizado u otros de similar característica.

 

  • El aljibe también puede cumplir una función decorativa, como los conocidos estanques de la decoración zen japonesa, en este caso hay que aprender cómo construir un aljibe poniendo como límite el buen gusto y la imaginación, y dejando todo el producto resultante en el exterior, a la vista de los invitados.