Cómo construir un tortuguero en el jardín

Construir un tortuguero en casa es fácil, se puede utilizar un estanque para tortugas de agua o el propio jardín para las de tierra.

Las tortugas son animales aptos para la vida doméstica y se adaptan perfectamente a la convivencia con seres humanos. Su carácter tranquilo y su modo de vida pausado hacen que sea un compañero perfecto para las familias. Muchos optan por construir un tortuguero en su propio jardín, aunque se pueden hacer en el interior también, personalizándolo y diseñándolo acorde a sus gustos y las necesidades de su tortuga. Existen dos tipos de tortugas, de tierra y de agua, que necesitan tipos de tortugueros distintos.

Para tortugas de tierra

  • Para construir un tortuguero de tierra se ha de tener en cuenta el tamaño de la tortuga. Lo ideal es hacer un terrario de un metro de largo por medio metro de ancho, y 30 centímetros de alto. Las paredes deben ser de cristal para dejar pasar la luz, fundamental para el ciclo vital de las tortugas. Además, así se podrá observar la vida y los movimientos de la tortuga, ver si le falta alimento o si necesita agua. Es aconsejable mantener el techo abierto en verano y cerrarlo cuando se aproximen las temperaturas más frías, ya que son animales de climas cálidos.
  • Para construir un tortuguero para un recién nacido deberemos instalar una lámpara de calor en el interior. Si el terrario está situado en un lugar frío también necesitarán lámparas, colocadas por ejemplo en una pequeña casita en el jardín para que se resguarde, manteniendo una temperatura de 29 grados aproximadamente y con un ambiente medianamente húmedo. El substrato del suelo se puede hacer con cortezas, arena o mantillo. Las tortugas de tierra necesitan bebederos poco profundos pero anchos para poder lavarse o beber. Al lado se hará un poco hueco para la comida, por ejemplo rodeándolo con piedras pequeñas, que también servirán para decorar.

Para tortugas de agua

  • Para construir un tortuguero para tortugas de agua se necesita o estanque en el jardín o una una pecera de cristal bastante grande. Este se debe colocar en un lugar donde dé el sol directo, al menos parcialmente, donde las temperaturas sean más bien cálidas y esté resguardado del frío. Las tortugas deben tener un espacio con agua bastante profundo y otro donde puedan estar fuera del agua. No les suele gustar la arena, así que lo más recomendable es poner un suelo de piedras pequeñas o grava.
  • Tanto en la pecera como en el estanque se deben instalar uno filtro para construir un tortuguero con el agua renovada constantemente, para que no se estanque. Para mantener la temperatura del agua se recomienda instalar también un termostato. En una pecera se puede instalar acoplado en la pared. En un estanque debe colocarse en el borde, sujetado por las paredes de roca o piedra y en un lugar abrigado.