Cómo controlar lo que ven los hijos en la televisión

La mayoría de niños están frente a la televisión más horas de lo recomendado y a veces existe contenido inapropiado para su edad que es necesario controlar.

Con la llegada de la televisión digital terrestre los usuarios disponen de decenas de canales distintos. En alguno de ellos y sobre todo a ciertas horas de la noche la programación no es apta para menores. Pero también existen programas diarios en horario de máxima audiencia que no están recomendados para menores de edad y, sin embargo, están programados en horas de ocio familiar. Para controlar lo que ven los hijos en la televisión es necesario limitar el tiempo de visionado, así como colocar el aparato televisor en un lugar común de la casa.

Controlar el tiempo frente al televisor

  • Los expertos recomiendan un máximo de tres horas al día frente al televisor. En el caso de los niños la recomendación es de dos horas máximo. Es importante controlar el tiempo de ocio que se dedica al televisor ya que es tiempo perdido en el que no están realizando otras actividades, ya sean deportivas, con amigos o hacer los propios deberes del colegio.
  • Para controlar el tiempo que pasan los hijos frente a la televisión lo ideal es crear un horario diario específico en el cual los hijos puedan ver la televisión. La mejor franja horaria es la que va desde la hora de finalización de las clases por la tarde hasta la hora de cenar. Debe ser un horario continuo, siempre el mismo, para que los hijos se adapten a esa rutina y lo acepten de buen grado por la costumbre.

Dónde colocar la televisión

  • No solo es importante controlar el tiempo que pasan los hijos frente a la televisión, sino los contenidos que visionan durante ese tiempo. A día de hoy es imposible controlar la programación ya que existen multitud de canales que escapan a los aparatos de control parental. Lo ideal es que no tengan televisión en su propio cuarto, donde podrían verla sin ningún tipo de control sobre los contenidos y canales.
  • La mejor solución es colocar el televisor es una habitación común de la casa, por ejemplo el salón, donde toda la familia pueda verla junta y controlar los programas que se visionan. De esta forma no sólo se controlan los contenidos, sino también el tiempo que pasan los hijos delante del televisor. Además, al verlo en familia los padres se aseguran de elegir ellos mismos lo que sus hijos van a ver.