Cómo convertir la habitación del bebé en un espacio seguro

Correcta ubicación de los muebles, enchufes tapados y limpieza profunda son algunas de las previsiones a la hora de reforzar la seguridad en la habitación del bebé.

La llegada de un hijo implica que los padres prodiguen, además de afecto, los cuidados necesarios para garantizar la salud de los pequeños. La habitación del bebé puede ser una verdadera trampa si no se toman ciertas precauciones. Para ello, es necesario extremar las medidas de seguridad que permitan que el niño pueda jugar sin peligro alguno.

Armando el cuarto

A la hora de preparar la habitación del bebe no hay que pensar solamente en la decoración de las paredes con pintura no tóxica y suelos antiderrapantes. La preparación implica mucho más. Además de un cuarto luminoso y con buena ventilación, hay que prever la ubicación. Debe estar cerca del cuarto de los padres para que estos puedan llegar lo más rápido posible en caso de inconvenientes.

 

La limpieza constante del cuarto del bebé es fundamental para preservar la salud del infante. Aspirar correctamente para combatir ácaros, planchar la ropa después de lavarla, desinfectar muebles y juguetes y mantener limpios los peluches, son medidas básicas de protección.

Primero la seguridad

El cuarto de bebé debe de tener mobiliarios adecuados. El nuevo integrante crece más rápido de lo que uno se espera y pronto necesitará espacio. Los estantes deben estar bien clavados a las paredes para evitar que se tambaleen y puedan caerse, lastimando al bebé. Las esquinas de los modulares deben tener protección.

 

La cuna debe tener barandas lo suficientemente finas para que el bebé no pueda pasar su cabeza a través y prevenir estrangulamientos. El bebé debe estar ubicado al final de la cuna, previniendo de esta manera que pueda resbalarse debajo de las sábanas y asfixiarse y, además, esta debe estar alejada de las ventanas. las cuales deben tener rejas y seguros puestos.

 

Finalmente, es importante poner protectores a todos los enchufes, ya que por alguna razón los pequeños les tienen un peligroso interés, y tener instalado un baby call en la habitación del bebé, para que la vigilia continúe aún en las horas de sueño.