Cómo convertirse en un crítico gastronómico

Ser crítico gastronómico demanda un conocimiento de las competencias personales y tener un plan de acción que refuerce el estilo y la forma de entrar en los medios.

Hay actividades que son indispensables para ser crítico gastronómico, como la redacción de reseñas, artículos y críticas a través de un medio propio como un blog personal o un medio de comunicación externo. Familiarizarse con la redacción periodística permitirá un desarrollo correcto de tus contenidos y la posibilidad de tener un estilo propio.

Critica gastronómica

Actividad que nace en Francia, como un subgénero más de la critica periodística que existía en ese tiempo de teatro y literatura. Su estructura era usada por el crítico gastronómico de manera rígida y contaba siempre con una presentación histórica de la región, la de sus productos más apetitosos, costumbres del lugar, recomendaciones de locales típicos y la receta que iba acompañada con una foto de su plato.

Analizar mis competencias

Ser un referente sólido sobre la gastronomía abrirá las puertas para trabajar como crítico gastronómico sin lugar a dudas. Puede ser el nivel de conocimiento académico, experiencias de viajes o la mirada atractiva que se tiene para exponer las ideas lo que impulse el despegue de la carrera.

 

Identificar las competencias de uno mismo es fundamental y hay preguntas que ayudarán a reconocerlas, como cuál es la experiencia con la gastronomía, trabajos realizados, conocimientos de otras culturas gastronómicas, trabajos de crítica gastronómica, visión que se puede aportar, o contactos académicos y profesionales que puedan ayudar.

Plan de acción

Dedica tiempo a mejorar las capacidades que tengas más débiles y diseña un plan de acción para lograr tu objetivo principal: ser crítico gastronómico. Un ejemplo claro si no tienes redactada crítica especializada es que empieces a escribir en un blog personal. Esto te ayudará a difundir tus contenidos en Internet y la manera en que te mostrarás en el futuro con los medios.

 

Empezar a tener publicaciones en medios de comunicación o espacios de crítica gastronómica es la segunda etapa fundamental de este proceso y conlleva una estrategia muy simple. Debes ponerte en contacto con todos los medios a tu alcance a través de directorios de revistas, paginas especializadas, diarios y otros medios para presentarles tu trabajo como crítico gastronómico y la posibilidad de hacer artículos, reseñas o críticas para ellos.

 

Es importante que entiendas que los certificados y conocimientos académicos te ayudarán a conseguir mayor credibilidad y confianza. Para que logres trabajar como crítico gastronómico, tienes que combinar diferentes habilidades, tu manejo y experiencia culinaria y las redes sociales que faciliten tu camino al mundo de la crítica especializada.