Cómo crear un jardín pequeño

Crear un jardín requiere de entusiasmo y conocimiento de plantas y superficies, aunque el máximo aprovechamiento se logrará si se maqueta previamente el proyecto.

Crear un jardín requiere de ciertas destrezas en cuanto a la preparación de la tierra y a la elección de las especies vegetales idóneas para cada región. No obstante, si a esto le sumamos que el mismo debe poseer dimensiones reducidas, la labor deberá poseer ciertos cuidados especiales. Un detalle importante en este punto es aprovechar el espacio al máximo.

Jardín interno

Muchos hogares aplican como herramienta de iluminación la construcción de un patio interno, también denominado patio de luz. Es este un sector propicio para crear un jardín pequeño. La disposición de plantas coloridas, así como mesas y sillas, proporcionarán una utilidad anexa al área en cuestión. Además, desde dentro de la casa se podrá apreciar el colorido de las plantas.

 

Para poder diagramar este espacio se deberá primero tomar las medidas donde colocar los canteros o macetas. Se sugiere en el caso de utilizar plantas de flores que los mismos posean un tamaño de 50 cm de ancho y al menos 60 cm de profundidad. De esta manera, la planta podrá gozar del espacio necesario para crecer, al igual que su raíz.

 

En este tipo de patio, se sugieren las plantas tipo enredadera, que necesiten de poca luz solar. Si se prefieren plantas con flores, las caléndulas y las petunias son una buena opción. En cuanto a los arbustos idóneos, se sugiere la Camellia Japónica o las rosas. En esta segunda opción cabe recordar que los rosales requieren de mantenimiento continuo.

Jardín externo

Otra opción, puede constar en crear un jardín pequeño en el patio o el parque exterior de la casa. En este tipo de obras, lo que se sugiere es que el mismo se halle en un área correctamente delimitada. Para cercar el espacio en cuestión, se pueden utilizar los tradicionales de madera, piedras o un simple delineado de plantas diferentes al resto.

 

Al crear un jardín pequeño se deben aprovechar al máximo las alturas y colores de las plantas. Para proyectar correctamente se deben plantear al menos tres planos: adelante, al medio y detrás; con respecto a como se apreciará a simple vista. Las plantas, entonces, disminuirán de altura y tamaño, de atrás hacia adelante.

 

Las plantas de flores se sugieren sean ubicadas en el primer plano, para que se pueda apreciar las mismas. En el plano medio se colocarán plantas sin flores y, si se desea un tercer plano, los ligustros y plantas herbáceas son la opción ideal.