Cómo crear un plan de ejercicios para reducir el colesterol

Además de llevar una dieta equilibrada y baja en grasas, una de las formas más efectivas para reducir el colesterol es utilizando un plan de ejercicios aeróbicos.

Actualmente seguimos con bastante regularidad los marcadores de colesterol gracias a los análisis de sangre, e intentamos prevenir los abusos de la ingesta de productos grasos en exceso. Eso sí, tan importante es no añadirle al cuerpo nueva grasa, como quemar la que ya contiene de más para así reducir el colesterol, y para ello es fundamental seguir un plan de ejercicios personalizado.

Reducir el colesterol mediante dieta

Lo fundamental para reducir el colesterol es seguir una dieta variada y equilibrada, que contenga alimentos de todo tipo. Es decir, conviene comer todas las semanas carne, pescado, legumbres, verduras, fruta, hortalizas y productos lácteos, así como una pequeña cantidad de frutos secos. Es importante no abusar de esto último, ya que causan un gran aporte energético y calórico en nuestro organismo.

 

 

En cuanto a la grasa que contienen los distintos elementos, es más una cuestión de cómo se cocinen y con qué se aderecen, que del propio alimento en sí. Se pueden comer legumbres y reducir el colesterol si estas no se guisan con chorizo y morcilla, sino que simplemente se sofríen acompañadas con verduras. La carne y pescado, en lugar de freírla, es más saludable hacerla a la plancha con una cucharada de aceite de oliva.

 

Reducir el colesterol mediante ejercicio

Una vez que se conozcan y se sigan habitualmente estos hábitos alimenticios para reducir el colesterol, conviene complementar la con un plan de ejercicios personalizado y acorde al peso, altura y condición física de cada persona. Este plan de deporte tendrá como base el ejercicio aeróbico, que es el que hace sudar al cuerpo liberando toxinas y ayudándolo a quemar grasa.

 

 

Dentro de la gama de ejercicios aeróbicos entran prácticas como la natación, correr, el spinning, el aerobic, el baile, el senderismo o montar en bicicleta. Es importante, para ayudar a reducir el colesterol, seguir una rutina de trabajo estable y regular, y evitar excesos de varias horas de ejercicio un día o parones muy prolongados. Un buen plan de ejercicio debe incluir una práctica física de al menos 4 ó 5 horas semanales, en tandas de 1 hora u hora y media.

 

 

Por último, una vez que se ha adquirido el proceso de seguir una dieta equilibrada y se complementa con ejercicio de tipo aeróbico, sólo queda añadir a la tabla de ejercicios un poco de musculación. Este ejercicio, el de las pesas, se considera de tipo anaeróbico, y consiste en definir y marcar el músculo realizando muchas repeticiones con poco peso.