Cómo crear un programa radio

Ser miembro de un programa de radio tiene un carácter especial por la magia de un mundo lleno de inquietudes y satisfacciones que marca la vida de una persona.

Trabajar en una emisora es una emocionante experiencia. La ilusión y el esfuerzo se ven recompensados cuando sale un buen programa de radio. Todos los participantes del equipo tienen su función y el fallo de uno solo supone el fracaso del proyecto.

Detalles técnicos

El número mínimo de personas en un programa de radio es de dos, uno en el micrófono y el otro en el control de la cabina. Para su correcto funcionamiento es preciso seguir un orden. La improvisación también tiene cabida, pero siempre con naturalidad.

 

En estos medios de comunicación existen dos clases de profesionales; los externos e internos. Los primeros entran dentro de la estructura organizativa de la empresa y los segundos suelen alquilar un tiempo para el desarrollo del programa de radio llevando a su propios empleados o grupo.

 

En todos los negocios es necesario el dinero. Para obtenerlo se consigue mediante anuncios publicitarios de empresas que pagan por ellos o patrocinadores que se dice su nombre o se enuncian sus productos durante el tiempo de la transmisión.

Consejos

Tener las ideas claras desde un principio es imprescindible. A cada programa de radio le corresponde una cantidad de minutos u horas determinada. A de saberse si es grabado o en directo y es preciso un tema principal entorno al que gire todo, por ejemplo si es deportivo o político o de cualquier otra clase.

 

Estar libre de ruidos es esencial porque evita la distracción del espectador. Tener una voz agradable para el oyente ayuda bastante, por ello es necesario muchos ensayos antes de salir en antena y es elemental ser siempre preciso y concreto para no distraer ni aburrir al público.

 

Hay que tener en cuenta que el uso de géneros periodísticos como reportajes, entrevistas o crónicas es un gran complemento. Además para hacer más ameno un programa de radio se puede solicitar la participación de los radioyentes planteando preguntas. Esto ayuda en la medición de la aceptación del mismo contando todas las respuestas recibidas.