Cómo crear un salón de belleza y peluquería

A los salones de belleza y peluquería acuden mujeres y hombres, por lo que en el momento de crear un salón de belleza se deben tener en cuenta la demanda de ambos sexos.

Ante los avances de los tratamientos de belleza y peluquería, así como el acceso a cremas y champús eficaces que se pueden adquirir en las tiendas, crear un salón de belleza y peluquería puede ser una oportunidad si la oferta de servicios es mejor o igual a la de otros centros, buscando información constante de las últimas técnicas y practicándolas.

Conocer las posibilidades

Cada vez más la población cuida su aspecto físico, por lo que crear un salón de belleza y peluquería puede resultar rentable. Dependiendo de los servicios que se quieran ofrecer en el momento de crear un salón de belleza y peluquería, se elegirán los metros cuadrados del local y la distribución.

 

En la elección hay que tener en cuenta la inversión que supone mantener un local más o menos grande, eligiendo bien la situación, pues no será igual de conocido en un lugar en el que el acceso no es cómodo para pasear o para aparcar el coche, que en el centro de una población, ubicado en una calle peatonal, en un centro comercial o cerca de un gimnasio; donde las plazas de aparcamiento son de fácil acceso.

Inversión y financiación

Se debe hacer un estudio de mercado, saber los precios de los proveedores, la cantidad de personas, diferenciando edad y sexo, que acuden a los centros de belleza, tratamientos demandados. También es importante consultar en las páginas de estadísticas del correspondiente país el número de habitantes que cumplen los requisitos de edad y sexo de la población elegida para crear un centro de belleza y peluquería.

 

El mismo estudio de mercado servirá para crear un plan de trabajo, analizando los pros y los contras de crear un centro de belleza en el lugar elegido. Del mismo modo, este plan servirá para calcular la inversión necesaria y, en caso de requerir financiación, se entregará a las entidades financieras correspondientes. En algunos países el gobierno fomenta la creación de nuevas empresas ofreciendo ayudas económicas.