Cómo crear una crema exfoliante con semillas de frutas

Las frutas, además de ser deliciosas y nutritivas, son las mejores aliadas de la belleza. Gracias a sus propiedades se pueden convertir en una efectiva crema exfoliante.

A la hora de exfoliar la piel hay una gran variedad de productos en el mercado. Sin embargo, los precios son altos y muchas veces están compuestos por productos químicos que terminan perjudicando la piel. Para ello, nada mejor que adoptar una tendencia natural y crear una crema exfoliante aprovechando las propiedades y beneficios que nos brindan las frutas.

Sabor a fruta

Las fresas tienen múltiples beneficios, pero aplicada externamente es un potente antibacterial y astringente, muy útil para personas con acné o con heridas en la cara. Mezclando cuatro fresas ralladas con media taza de azúcar se puede realizar una efectiva crema exfoliante, que además de humectar elimina la grasa de la piel. Otra receta con la fresa que da también excelentes resultados es rallando tres fresas y mezclarlas con una cucharada de miel y una de nata dulce.

 

Las semillas de girasol son frutos secos que usados en la piel pueden tener efectos muy positivos utilizados como crema exfoliante y son ideales para ayudar a rejuvenecer la piel. La preparación casera es bastante sencilla, solo se debe machacar una taza de semillas de girasol y mezclarlo con media taza de crema de leche y unas cuantas gotas de aceite de soja.

 

Para una tercera recomendación para preparar una crema exfoliante casera, no debemos olvidarnos del kiwi, una fruta ideal ya que limpia los poros, renueva las células muertas a la par que humecta la piel. Para hacer la exfoliación hay que pelar el kiwi y aplastarlo hasta que tome la consistencia de un puré.

La manera correcta de exfoliar

Para que la crema exfoliante dé los mejores resultados y la piel absorba los beneficios de las propiedades nutritivas de las semillas de las frutas, se debe realizar la exfoliación de una manera correcta. Lo primero es limpiar la piel antes de aplicar la crema, cuando se procede a untar el preparado dejarla actuar al menos durante cinco minutos.

 

Después de ese tiempo se debe frotar la piel con movimientos circulares suaves para no irritarla. Tras masajear todas las zonas que se desean exfoliar, dejar reposar nuevamente la crema exfoliante durante diez minutos. Luego, aclarar con abundante agua tibia. Es recomendable hacerlo una vez a la semana para disfrutar de los maravillosos efectos.