Cómo crear una empresa de comercio exterior

Crear una empresa de comercio exterior es el objetivo de muchos emprendedores y el camino para ampliar los ingresos económicos, especialmente cuando los mercados locales no son rentables.

La empresa de comercio exterior debe estar basada en una necesidad que otros países posean, lo que quiere decir que se puede emplear un producto que ya esté disponible en el mercado local sin estar limitado a la compra de maquinaria o la contratación de personal para la producción. Esto abre un sinfín de posibilidades para los emprendedores, pues serán capaces de ingresar al fascinante y lucrativo mundo del comercio exterior sin depender de un capital grande o una infraestructura especializada.

Estudio de las posibilidades de negocio
Se debe empezar teniendo en cuenta que el tipo de producto que se pretende vender deberá estar ligado a las habilidades y conocimientos que el dueño, de la futura empresa de comercio exterior, posea. Existen diversos tipos de productos tales como la ropa y accesorios, que requieren un conocimiento especializado en cuanto a la fabricación, materias primas, medidas y tendencias de la moda.

 

 

Por ello, sea que el emprendedor realice la producción o sencillamente adquiera el producto de algún proveedor, deberá dominar todos los detalles envueltos en el proceso de desarrollo y producción pues la meta al crear una empresa de comercio exterior es desarrollar un flujo de pedidos que vaya en crecimiento. En caso no se dominen estos detalles, será difícil optimizar los costos e incrementar las utilidades.

 

 

Puede que en un inicio, la empresa de comercio exterior tenga pedidos de solo algunas unidades, pero esa es solo la primera fase que permitirá reconocer el potencial del mercado exterior. La meta final es el abastecimiento de grandes mercados en volúmenes considerables que permitan reducir costos productivos y obtener ingresos constantes.

 

 

Puesta en marcha: paso a paso

  • Si se cuenta con un capital limitado, lo mejor es enfocarse en un nicho de mercado, es decir, en un grupo pequeño de personas en el mercado exterior que tengan intereses en común relacionados al producto que se pretende vender.
  • La empresa de comercio exterior deberá estar enfocada a cumplir con los requerimientos del nicho elegido, lo cual incluye no solo al producto sino también la forma de envío, el lugar de entrega y los servicios pre y post venta.
  • Contactar a los futuros clientes puede ser una tarea ardua si se depende de un solo medio de comunicación. Lo primero es contar con una página web correctamente elaborada, lo cual implica buenas fotografías, diseño acorde al concepto del producto y que no demore en cargar.
  • Adicionalmente se debe combinar con promoción en redes sociales, especialmente las que disponen de herramientas de segmentación como es en el caso de Facebook, las cuales permiten elegir un grupo específico de personas a las que se expondrá el aviso, estas pueden vivir en el país destino y tener actividades o gustos en común. La idea de tras de esto es ubicar a los potenciales compradores y dirigirlos a hacia la web donde se realizara la venta.
  • Para el pago, se puede emplear servicios tan accesibles como los Paypal. Esta es una manera práctica y sencilla de empezar a producir ingresos con una pequeña empresa de comercio exterior la cual, sin demasiados riesgos, indicara cuales serán las futuras acciones a gran escala y en qué mercados será más rentable realizarlas.