Cómo crear una red social: consejos para dinamizarla

Hoy en día es fácil crear una red social propia, sin embargo lo importante es conseguir captar nuestros usuarios y que la actividad vaya aumentando para que gane popularidad.

Las redes sociales son plataformas en Internet donde las personas registradas pueden compartir noticias, opiniones, fotografías e interaccionar entre ellos. Actualmente son las páginas con más visitas y cuentan con espacios personales para cada usuario donde puede buscar y añadir a amigos de la infancia, familiares y compañeros de trabajo. Crear una red social es tecnológicamente sencillo, su éxito dependerá de la capacidad que tenga para acoger nuestros registro y que se su actividad se vaya expandiendo.

Ventajas de crear una red social propia

Todas las redes sociales tienen la misma estructura donde los usuarios pueden registrarse, buscar otros contactos, agregarlos y compartir enlaces, archivos y fotografías públicamente. Las demás aplicaciones son editables y variables según cada red social. Utilizar una red social existente limita la capacidad de control y seguimiento real de una campaña o proyecto que va a llevar a cabo. Crear una red social propia permite a la empresa o al grupo de administradores personalizar el modelo y la estructura de la plataforma así como las opciones de los usuarios.

 

Para empezar a crear una red social desde cero es importante tener un grupo mínimo de participantes iniciales. En el caso de las empresas estas deben disponer de bases de datos de clientes y proveedores. Tanto para particulares como para empresas una red social propia debe diferenciarse de las existentes y ofrecer alternativas y motivos lo suficientemente importantes como para fidelizar a los usuarios y captar nuevos registros. Tener una red social propia da una imagen de profesionalidad y de buena organización ante los clientes o nuevos usuarios.

Consejos para dinamizar una red social

Después de crear una red social propia comienza la etapa de captación de nuevos usuarios y su posterior fidelización. Más importante que el diseño o el aspecto de la plataforma, lo realmente importante es que exista una actividad suficiente para considerarla una comunidad. Cada red social tiene un target comercial propio, un grupo de personas con los mismos intereses comunes. Para ello se debe contar con un equipo especializado de community manager y administradores que atiendan las necesidades de los usuarios y construyan la red social en base a las peticiones particulares.

 

El desarrollo de la red social debe estar supeditado a las demandas de los usuarios más participativos en sus inicios, que son al fin y al cabo los que aconsejarán el registro a otros usuarios y harán funcionar el boca a boca. Al crear una red social de una temática concreta se debe tener muy en cuenta contar con la participación, desde un principio, de usuarios y personajes populares o entendidos en ese tema para que otros particulares interesados se registren e interactúen.