Cómo crear una sala de masajes en casa

Una habitación de invitados, el garaje particular de casa, la azotea o incluso el sótano pueden convertirse, con el debido acondicionamiento, en una acogedora sala de masajes.

En estos tiempos de estrés que vivimos, han proliferado los profesionales del masaje, ya que los beneficios terapéuticos y estéticos que ofrecen están demostrados. Para aquellos que quieran iniciarse en este tipo de negocio, crear una sala de masajes en casa puede ser la mejor alternativa para no hacer grandes inversiones antes de saber si tendrán éxito o no.

El rincón adecuado

  • Aunque la casa es considerada un refugio en todos los sentidos, siempre existen lugares preferidos dentro de ella, que invitan a permanecer la mayor parte del tiempo. Muchos son los factores que intervienen para elegir los espacios preferidos, sin embargo, para crear una sala de masajes se deben identificar los espacios que ofrezcan más privacidad además de, comodidad y tranquilidad.

Acondicionar el espacio

  • Una vez identificados los espacios probables, se bebe tomar en cuenta que la superficie sea suficiente para acomodar todo lo requerido. Entre las cosas que se requieren se encuentran la cama o tapete de masaje, una pequeña cajonera para toallas, sabanas, cremas y aceites, un lugar especial donde acomodar una vela (aromática de preferencia) y un reproductor de música para acompañar el masaje y hacer más agradable el momento.
  • El lugar además de estar limpio, debe ser agradable a la vista, de modo que, se deben pintar las paredes de un color claro y tranquilizante o contraste, predominando el claro. También se recomienda que la luz del espacio sea tenue, de un tono ámbar para armonizar.
  • Para armonizar la sala de masajes, existen en el mercado algunas fuentes caseras de muy bajo costo que se pueden integrar como parte de la decoración para proporcionar una sensación de tranquilidad.
  • En realidad, las cosas para acondicionar una sala de masajes son pocas ya que, solo se deben tener las herramientas y decoraciones necesarias para hacer cómodo y agradable el espacio. Sí el lugar elegido es ocupado para otros servicios, se recomienda cerrar el área con algunas cortinas adecuadas, biombos o algún diseño especial de separador de ambientes.
  • También el jardín o la piscina pueden ser una excelente opción, donde localizar la sala de masajes; es mucho más sencillo, pues con tan solo la cama de masaje, una toalla y el aceite o crema, será suficiente ya que, las condiciones y decoraciones naturales por sí mismas, son excelentes. Esta sala de masajes está condicionada solo para el día y será de la elección cerrar o no el espacio, por cuestiones de privacidad.