Cómo crear una sauna en el cuarto de baño

Crear una sauna en un pequeño espacio como un cuarto de baño doméstico es además de sencillo y barato muy saludable para la salud de toda la familia.

Las saunas son cabinas de baño con una estufa que emite vapores, tanto secos como húmeros, en altas temperaturas, creando una reacción de sudoración permanente a los usuarios. Tiene numerosos efectos beneficiosos para la salud y sobre el organismo, ya que la sudoración permite liberar toxinas y reactivar la circulación sanguínea. Hoy en día se puede crear una sauna en casi cualquier cuarto de baño y a precios económicos.

Cabina

Crear una sauna básica en el cuarto de baño es un proceso sencillo y bastante barato, ya que pueden construirse saunas de prácticamente cualquier tamaño, incluso tan pequeños como una ducha de pié. Se debe crear una estructura rectangular con maderas como el cedro o el pino rojo, ya que no permiten el traspaso de calor y conservan la temperatura exterior e interior de las paredes y bancos frescos aunque la sauna esté a pleno rendimiento, al mismo tiempo que aísla la sauna, lo que contribuye al ahorro de energía y calor.

 

Es importante ensamblar bien las tablas de madera, de modo que no quede ningún hueco ni fisura por donde se pueda escapar el calor. Al crear una sauna es fundamental utilizar clavos de aluminio o de acero inoxidable, ya que resisten el calor y no emiten ningún tipo de mancha. Asimismo, es importante taparlos con la propia madera para evitar quemazones al tocarlos. Por último, armar un pequeño banco con las mismas maderas, de menos de un metro de altura, para sentarse cómodamente y disfrutar de la sauna.

Ventilador y calentador

Al crear una sauna en el cuarto de baño es fundamental dotarle de un ventilador de tipo eductor, que extrae el aire caliente y circula aire fresco después de cada sesión. Se pueden adquirir en cualquier gran superficie y su instalación es bastante sencilla, ya que solo precisa de un hueco pequeño en alguna de las paredes de madera y una toma de contacto exterior.

 

Tradicionalmente a la hora de crear una sauna se construía en el interior una hoguera de piedras húmedas para el vapor, pero actualmente existen sistemas comerciales que hacen de calentadores, facilitando su instalación y siendo mucho más seguros, sobre todo para saunas pequeñas. El calentador más popular es el sistema Scantek, compuesto por dos unidades: un radiador infrarrojo y una estufa eléctrica cubierta de acero que no necesitan instalación alguna, solo un sencillo montaje y conexión a la red eléctrica en el exterior.