Cómo crear y cuidar un jardín de interior

Los principales factores a tener en cuenta para cuidar un jardín interior son el espacio elegido, la elección de las plantas y el decorado del entorno en general.

Crear y cuidar un jardín interior puede ser una tarea muy bonita, sin embargo, es un trabajo costoso y exige una gran dedicación ya que existen ciertos factores externos que condicionan el éxito de la tarea. Algunos de los factores que pueden amenazar la eficacia de nuestra tarea son: el espacio reducido, el clima, el riego y la calidad del sustrato utilizado.

Primeros pasos para crear un jardín

Para construir y cuidar un jardín interior es necesario primero tener clara la distribución de los distintos elementos del jardín y la ubicación de cada una de las especies que lo formarán.
Una vez se tienen las macetas, y antes de colocar en ellas las plantas, debe cubrirse el fondo con una capa de arlita que hace más fácil el drenaje y luego hay que llenarlas con sustrato para plantas de interior, luego recién se colocarán las plantas.
Se puede colocar en el piso baldosas de pergolado que permitirá limitar el espacio destinado al jardín del resto del ambiente; también pueden colocarse enrejados de madera o hierra del que se pueden colocar plantas trepadoras de interior.
Cuidar un jardín interior no es lo mismo que uno exterior, pues solemos dedicarle más tiempo y entusiasmo; y, al encontrarse dentro de nuestro hogar, cuidarlo es más sencillo, controlar las plagas o problemillas que pudieran surgir.

Decorar adecuadamente el ambiente

Para cuidar un jardín de interior, en primer lugar, es importante prestar atención al color de las paredes del ambiente, deben escogerse colores que se combinen bien con el verde de las plantas o con el color de las flores, de acuerdo a los gustos de cada persona. Además colocar jardineras o colgantes o elegantes maceteros ayudan mucho a mejorar la estética del espacio. Es muy importante que cada objeto que se coloque, materiales y cada color que se utilice, sea escogido teniendo en cuenta una línea de decorado, el estilo del resto del ambiente.
Si se cuenta con un espacio lo suficientemente grande se puede elegir un mobiliario adecuado, como una mesa de jardín, con sombrilla y unas sillas o algún adorno que vaya a tono con el resto del decorado. Los más recomendables son los fabricados en madera o que tienen una apariencia rústica, le aportan magia y estilo a los jardines interiores. Y si se tiene un ambiente adecuado, un piso de empedrado, sería el toque ideal para conjugar un jardín interior magnífico.
Para cuidar un jardín interior es muy importante además escoger las plantas adecuadas, no todas las plantas de interior son aptas para cualquier espacio, por eso conviene consultar con especialistas a fin de que sepan recomendarte los vegetales más adecuados para el clima y el ambiente.