Cómo cultivar calabazas en tu huerta

Aprenda cómo cultivar calabazas de forma fácil y entretenida. Aquí encontrará todos los pasos para la siembra y el cultivo.

La calabaza es un cultivo tradicional de fácil tratamiento, donde es fundamental el buen secado de las semillas, la siembra en lugares cálidos y un riego adecuado, para que la planta se desarrolle en óptimas condiciones.

Pasos para el sembrío de la calabaza
Para aprender cómo cultivar calabazas, debemos saber que éstas se siembran en primavera y de preferencia en ambientes cálidos, mientras que la cosecha se da entre los meses de verano y otoño.

Para comenzar a cultivar calabazas debemos hacer una buena selección de semillas. Podemos comprarlas en una tienda abastecedora o secar las que recolectemos de otras calabazas. En estos casos deben estar completamente secas, lo cual comprobaremos por la dura textura y el color oscuro de la superficie.

El siguiente paso es limpiar el terreno de cultivo y enriquecerlo con abono. Las calabazas no son plantas exigentes en ese sentido, y las que crecen en forma silvestre lo hacen sin mayor cuidado; pero para obtener mejores resultados, no dude en aplicar estos consejos.

En las primeras semanas, el riego se hará cada tres días. Para ello es necesario formar un muro de tierra, de unos 10 cm, en forma circular, alrededor de la semilla de calabaza. El agua de cubrir ese espacio en cada riego, por una sola vez.

Cuidados de la calabaza durante su crecimiento
El dueño de la huerto debe saber cómo cultivar calabazas y aprovechar el terreno de cultivo. La calabaza es una planta rastrera, por lo que a partir de la tercera semana de vida comenzará a extender sus ramas sobre el terreno circundante. Para darle libertad de expansión, es importante dejar libre el terreno alrededor de dos metros cuadrados.

Los primeros frutos de las calabazas serán visualizados a partir del tercer mes. Al principio serán verdes, de apariencia circular. En la medida que pasen los meses, tomaran un color amarillo mostaza o blanco con líneas verdes, dependiendo de la variedad de la calabaza.