Cómo dar un masaje para aliviar el dolor de cabeza

El dolor de cabeza es uno de los problemas más comunes de salud en el ser humano. No obstante, existen técnicas efectivas para tratarlo de modo sencillo y disminuirlo con la ayuda de masajes.

Un dolor de cabeza puede ser aliviado de modo sencillo y efectivo mediante la ayuda de masajes. Estos masajes pueden ser aplicados con eficacia a terceros o incluso a uno mismo, si se siguen algunos consejos básicos.

Puntos a considerar sobre el dolor de cabeza

Lo primero que se debe evaluar es el origen del dolor, ya que un dolor que se presente de modo intermitente es síntoma inequívoco de alguna patología que debe ser diagnosticada por un profesional. Una vez determinado el origen del dolor de cabeza se pueden emplear técnicas de masaje que ayuden a disminuir la sensación de dolor.

 

Para dar un masaje en la zona de la cabeza se necesita un poco de aceite, una gasa caliente y un entorno oscuro que ayude al paciente a relajarse, a la par que fomenta la sensación placentera del masaje. El objetivo del masaje es aliviar el dolor y en ningún caso debe sustituir un tratamiento médico prescrito.

Técnicas para dar un masaje que alivie el dolor de cabeza

Una técnica efectiva para realizar un masaje que provoque alivio consiste en presionar las sienes. La técnica se basa en una presión leve de la zona de las sienes con ayuda de los pulgares, que trabajarán haciendo círculos en ambas direcciones. Esta técnica puede ser auto aplicada y se considera de las mas efectivas por sus propiedades relajantes.

 

Otra técnica para tratar el dolor de cabeza consiste en proporcionar calor en la zona de frente y sienes. Para ello, se deben frotar las manos de modo intenso con ayuda de algún aceite que facilite la fricción, para acabar poniendo las palmas de las manos en la zona dolorida. Esta técnica es bastante efectiva debido a que el calor es un buen aliado contra el dolor localizado.

 

Otra forma efectiva de aplicación de masaje para el alivio del dolor de cabeza es la de recorrido por todo el cráneo. Para ello, se irán haciendo círculos desde la frente hasta la zona de la nuca. Esto activa la circulación del paciente, fomentando así que el dolor de cabeza vaya desapareciendo de modo paulatino, a la par que provoca una sensación de alivio y relajación en toda la zona.

 

Para finalizar el masaje, se puede aplicar calor con ayuda de una gasa. Esta técnica busca la relajación final y ayudará en la eliminación paulatina del dolor.