Cómo decir que no a una propuesta de matrimonio

Pese al trauma que supone en una relación el decir que no a una propuesta de matrimonio, con el tacto y las explicaciones oportunas se puede convertir esa tragedia amorosa en la llave que refuerce la relación fortaleciéndola y reinventándola.

Una petición de boda suele ser un momento inolvidable aunque no siempre por las mismas razones. Decir que no a una propuesta de matrimonio puede resentir la relación de pareja o llegar a romperla si no se tienen en cuenta los sentimientos del otro y se maneja la situación con tacto.

Anticiparse a la pedida de mano

Si ya es un golpe duro decir que no a una propuesta de matrimonio en la intimidad hacerlo en público puede suponer toda una odisea. Es fundamental, por tanto, entender que cuánto más tiempo se prolonguen las dudas de la pareja, más probable será que la situación se escape de las manos y pase de ser un pequeño malentendido a una situación bochornosa.

 

Haber sido rechazado delante de familiares y amigos puede convertir la felicidad en sentimientos de vergüenza e impotencia. Por su parte, aquel que haya dado la negativa se creerá culpable de la desdicha del otro lo que puede ocasionar problemas de comunicación.

La importancia de explicar las razones

Ante una negativa de esta envergadura el novio o novia afectados preguntarán por las razones por las que su pareja ha decidido decir que no a una propuesta de matrimonio. Por respuesta es muy probable que se lleven un silencio incómodo debido a que ni ellos mismos saben muy bien porque no quieren contraer un enlace.

 

Aunque cueste dar explicaciones acerca de los sentimientos que han movido a esta decisión, esforzarse por hacer entender a la pareja que no tiene nada que ver con ella sino que se trata de una opción personal es muy importante. Quién decide no casarse en determinado momento tiene sus razones que deben ser expuestas al otro con toda franqueza.

Eliminar inseguridades tras la negativa

Quizás no sea momento de aceptar una propuesta de matrimonio pero esto no significa que solo desposarse sea el medio para descubrirle el amor a la otra persona. En su lugar, proponer al otro una vida en común o incluso tener un hijo, pueden ser las muestras de afecto que la pareja necesita para continuar creciendo.

 

Se debe tener presente la necesidad de potenciar la autoconfianza de la parte rechazada. Estas concesiones de variable importancia supondrán un soporte de estima para la relación. Cabe la posibilidad de que una vez superada la crisis la unión, en vez de debilitarse, se fortalezca convirtiendo un bache sentimental en una unión duradera.

Gane dinero de forma rápida y fácil con nosotros