Cómo decorar una terraza en un piso pequeño

Para decorar una terraza solo tenemos que disponer de imaginación y pensar qué tipo de elementos utilizaremos para poder alardear de nuestro rincón preferido de la casa.

A menudo nos encontramos con el dilema de cómo decorar una terraza en un piso pequeño y poder así disfrutar de ella con el buen tiempo sin agobiarnos en los pocos metros cuadrados de los que disponemos. Para ello, existen multitud de elementos que podemos utilizar para convertir nuestra terraza en un jardín espectacular.

Decoración con plantas e iluminación
Si nos hemos propuesto el reto de decorar una terraza y dejarla como un jardín de ensueño, debemos utilizar elementos decorativos y puntos de iluminación acordes al espacio del que disponemos. Podemos utilizar macetas colgantes que asomen a ambos lados de la barandilla con flores de colores que añadan luz y alegría a nuestra terraza. Otra opción interesante sería utilizar macetas alargadas colgantes. Si queremos dar un aspecto rústico desde el exterior, podemos añadir en nuestras paredes alguna hiedra y enredaderas.

 

Colocar un punto de luz sería una buena idea ya que aporta sensación de amplitud. Si el punto de luz lo tenemos en el techo, podemos comprar una lámpara en forma de farol rústico. Por el contrario, si el punto de luz lo tenemos situado en la pared, podemos utilizar un candil. Si disponemos de algún rincón especial, como por ejemplo una ventana, podemos añadir otro punto de luz camuflado en forma de piedra. Con esto conseguiremos dar un toque misterioso a nuestra terraza y también camuflar algún enchufe o desperfecto.

El mobiliario juega un papel esencial
Después de pensar en la decoración floral, otra opción interesante sería el mobiliario a utilizar para decorar una terraza. Primero pensaremos en el tipo de suelo. Para dar un toque rural podemos utilizar piedras de río en lugar de las clásicas baldosas. Encima de éstas podemos colocar unas tablillas de madera estilo zen.

Para terminar, podemos colocar en unos de los extremos un sofá balancín con unos cuantos cojines decorativos. Para ello, lo colgaremos del techo a una distancia prudencial de una de las paredes laterales. Con esto conseguiremos encontrarnos en nuestra terraza como en un jardín de ensueño.