Cómo dejar a nuestra pareja sin hacerle daño

Con una mentalidad adecuada, dejar a nuestra pareja siempre será de beneficio mutuo

Generalmente cuando decidimos dejar a nuestra pareja, es porque hay de por medio un conflicto o problema el cual se ha hecho grande, aunque no necesariamente sea real, para nosotros si lo es. Nos encontramos entonces con una situación complicada, máxime si ésta nos ha dado momentos felices, la relación ha sido por mucho tiempo o pensábamos que iba a ser para siempre. A veces esto resulta ser una encrucijada en la cual se nos hace difícil ponerle fin por no hacer daño, y en algunos casos llegamos a caer en soportar a nuestra pareja sin disfrutar plenamente de la relación. Para que esto no suceda, podemos tomar en cuenta varios aspectos.

Hacer una evaluación real de la situación
Esto resulta de suma importancia para cerciorarnos que dejar a nuestra pareja es la decisión mas adecuada y podamos tomarla libremente, porque de ello dependerá que no nos sintamos culpable o en un momento dado hasta responsable de un daño o un abuso. Para esto, es necesario que hagamos una evaluación o análisis honesto, sencillo y claro de los pros y contras de hacerlo, considerando en todo momento el bienestar de ambos. Si llegamos a estar convencidos, nos daremos cuenta de qué es lo mejor y comenzaremos a cambiar nuestra mentalidad. Podremos terminar la relación en libertad sin afectar a nuestra pareja porque estaremos convencidos de qué es lo más sano para ambos. A este punto podremos dar el siguiente paso.

Desarrollar un plan específico
Este consistirá en poner todo nuestro empeño en cambiar de mentalidad en base a la evaluación hecha previamente. Consiste también en dejar a nuestra pareja con la madurez necesaria.

Después viene la parte más complicada, pero no difícil, si es que nuestro análisis ha sido honesto. Haremos conciente a nuestra pareja de que terminar la relación es lo mejor para ambos en ese momento. Esto nunca lo debemos hacer cuando la relación esté en una situación de enojo o disputa por algo, ya que provocará lo que precisamente estamos evitando, tomate tu tiempo, soluciona el problema y haz que sienta en todo momento que la decisión es de ambos.