Cómo detectar que una relación está acabada

Es muy fácil confundir los sentimientos en una relación y que difícil resulta tomar una decisión si no se está convencido que la relación ya se acabó

Es común encontrar a parejas que atraviesan por situaciones emocionales realmente complejas. Carecen de un estricto compromiso de colaboración, lealtad y entrega dentro de la relación, causas suficientes para desgastar un sentimiento.

El sentimiento de amor como base fundamental en la pareja
Son el amor y la pasión la base de cualquier relación de pareja; no se puede dar el uno sin el otro, ya que estos sentimientos son el motor que dan vida, fuerza y sentido a una relación. Esté sentido va relacionado con la lealtad, entrega, colaboración, confianza y compromiso que deben tener cada uno de los individuos. Cualquier distorsión o carencia en las obligaciones morales que adquieren, es una puerta abierta, que dejan paso a los conflictos y a la vulnerabilidad de la pareja.

Es necesario que las parejas mantengan una estrecha comunicación para arreglar sus conflictos sin dejar que estos los envuelvan en una rutina y desgasten la relación. Si, por el contrario, la rutina y los conflictos ya son parte de su vida, es muy seguro que no la estén pasando nada bien, pues en éste sentido es muy probable que el amor y la pasión se hayan consumido.

Un examen de conciencia
Generalmente, existen situaciones claves en los que las parejas se dan cuenta que ya no hay el interés ni el compromiso que los unía. Los pretextos de compromisos de trabajo, las llamadas que no se contestan, las ausencias de los fines de semana, las llegadas tarde a casa, la falta de comunicación, las peleas constantes y el desinterés sexual son motivos suficientes para entender que las cosas no están bien, que uno o los dos ya no está motivado ni interesado en seguir juntos.

Si tal fuera el caso, es necesario hacer un estricto examen de conciencia y reconocer que la relación se ha terminado. No es fácil llegar a éste punto y tomar decisiones, ya que se cae en el error de confundir sentimientos y crear escusas para no enfrentar la realidad. Los hijos, si existen, los bienes materiales, el estatus social o hasta una enfermedad pueden ser motivo suficiente para no reconocer que la relación ya terminó y que ya no existe amor como motor para imprimir pasión, luchar y salir adelante.

El amor es una virtud única de los seres humanos que encierra bondad, afecto y compasión, virtud que se manifiesta en la entrega total para sí mismo y en beneficio de otras personas.