Como diseñar un calendario

Cada día se hace más uso de calendarios digitales pero siempre habrá hueco para el tradicional calendario de papel

Los calendarios consisten en un impreso de los días de uno, o varios años, y estos a su vez están ordenados por meses y semanas. Suelen incluir información sobre las fases de la luna o sobre festividades religiosas.

El objetivo del calendario
Lo primero que se debe de tener en cuenta para diseñar calendarios es el objetivo de estos: si se desea que estos calendarios sean útiles y decorativos, o simplemente que ayuden a encontrar el día exacto en el que se encuentra o para futuros acontecimientos.

De qué se debe disponer
Para un buen calendario decorativo, atractivo, y útil se debe de disponer de una buena lámina, la cual tendrá impresa una imagen superior con el motivo de un paisaje o una foto, por ejemplo. El calendario deberá de disponer de catorce hojas, doce para los correspondientes meses a lo largo del año, y dos para las anotaciones. Cada mes deberá disponer de sus correspondientes días: treinta y un días para enero, marzo, mayo, julio, agosto, octubre y diciembre; por otro lado treinta días para los meses de abril, junio, septiembre, noviembre, con la excepción de febrero que tiene veintiocho días.

En cada hoja de los calendarios, deberá haber impresos los días de la semana ordenando y dejando de manera clara a que día de la semana corresponde cada uno de los números, destacando siempre en un color distinto los domingos y las festividades. A modo opcional se puede dejar un buen espacio entre cada día para subrayar días especiales como cumpleaños, reuniones, citas o pago de facturas.

Soportes informáticos
Es muy aconsejable usar un soporte informático para el diseño de calendarios. Hay diversidad de programas con este destino, tales como Excel Calendar Template. También se pueden usar las plantillas de calendarios ya creados con Google Docs, Microsoft Word, Excel o Publisher, los cuales disponen de una variedad de hasta treinta y cuatro plantillas personalizables y editables.

Para la impresión de los calendarios, una vez que ya han sido editados en el soporte informático adecuado y guardado en un formato como .jpg o .png se deberán imprimir dependiendo del uso que se le quiera dar a estos: Si es para uso privado y familiar, es aconsejable imprimirlos en una impresora personal. Si por el contrario, el objetivo de estos calendarios es la venta al público, se debería de contactar con una empresa especialista en impresión gráfica y luego distribuirlos para la venta al público.

Se debe de tener en cuenta al público que se pretende dirigir el calendario, por ejemplo si se trata de un público adulto o más bien de un público más moderado y familiar. Una buena idea para el calendario es hacerlo por encargo de los clientes y que puedan personalizarlo ellos mismos con imágenes de familiares o mascotas a través de un soporte que se dé desde una página web previamente anunciada, o en el mismo local a través de un ordenador programado para ese uso exclusivo.