Cómo dominar la mente y alejar los malos pensamientos

Aprender a dominar la mente es un paso hacia la felicidad. Sentirse bien con uno mismo y eliminar aquello que queremos olvidar es cuestión de voluntad.

Uno de los interrogantes del ser humano es poder dominar la mente; Sabemos muy poco de ella y a diario nos encontramos con situaciones en las que desearíamos poder controlar mejor lo que pasa en nuestra cabeza. Existen muchas técnicas que nos ayudan a mejorar y elegir qué queremos pensar; pero el motor básico para dominar nuestros pensamientos es definitivamente tener una actitud positiva ante la vida.

La visualización
Nuestra mente, por razones de evolución, tiene un único objetivo: sobrevivir. Es por ello que somos capaces de olvidar. Creamos imágenes "procesadas" de nuestros recuerdos, y éstas no tienen por qué ser fieles a la realidad. Es por esto que los recuerdos se van reescribiendo con el paso de los años, en realidad lo que creemos recordar es una interpretación subjetiva que hace la mente.

A una persona pesimista las cosas le van mal, y a una persona optimista le van bien. Tiene sentido, sus mentes están predispuestas, están visualizando su futuro de forma distinta y el resultado será acorde a ello. Si nos acostumbramos a visualizar positivamente, nuestra mente se preparará para esto. Mientras dormimos, nuestros pensamientos del día se ordenan sin ningún juicio. Nuestro cerebro trabaja con la materia que le damos, por lo tanto hay que hacer el esfuerzo de proporcionarle buenos pensamientos conscientes para dominar la mente y forjar un subconsciente agradable.

Cómo empezar
La meditación, los ejercicios de respiración o el ejercicio físico nos ayudan a dominar la mente. Los malos pensamientos desaparecen cuando ocupamos la mente con buenos pensamientos. Debemos evitar pensar en cosas que nos hagan sentir mal o que perjudiquen nuestro buen humor. Aprender a sustituir la preocupación por ocupación. Hacer cosas que nos hagan sentir bien y sobretodo, no fustigarnos. Esto nos hundirá más.

Si lo que queremos es eliminar pensamientos negativos, la solución no pasa por desear que desaparezcan, pues al pensar esto los estamos recordando. Lo que debemos hacer es crear nuevos pensamientos, buscar cosas buenas que nos ocupen la mente. Ella por si sola se encargará de eliminar todo lo que no queremos conservar.