Cómo elaborar nuestros propios postres utilizando levadura de trigo

Al hacer levadura casera daremos ese gusto inigualable a nuestras preparaciones hechas en casa.

Para quienes gustan de la pastelería y de cocinar panes caseros, será muy interesante aprender a hacer levadura de trigo en casa. Tomando las precauciones necesarias y conociendo el proceso, podremos obtener ese sabor casero en nuestras preparaciones de panes y pastelería.

Primeros pasos

  • Con muy pocos ingredientes fáciles de conseguir logrará hacer levadura casera. Se utilizarán 350 gr. de harina integral, 350 cm³ de agua y 20 gr. de azúcar.

 

  • Es importante usar solo harina integral para hacer levadura, ya que es la que contiene una mayor parte de cáscara de cereal y es allí donde se concentran las levaduras naturales. Por otro lado, intente mantener una temperatura ambiente de entre 20 y 25 grados centígrados durante todo el proceso de elaboración.

 

Elaboración

  • En un bowl de cristal coloque 50 gr. de harina y 50 cm³ de agua, mézclelos muy bien. Tape con un paño limpio y seco. Se dejará descansar durante 24 horas.

 

  • Transcurrido este tiempo, mezcle 100 gr. de harina, 100 cm³ de agua y el azúcar, agregue la mezcla resultante a la masa inicial que estuvo en reposo. Nuevamente tape con el paño y deje descansar la masa otras 24 horas.

 

  • El tercer día, mezcle el resto de harina y agua. Agregue a la masa inicial, pero esta vez déjelo en reposo solo durante 12 horas y la levadura ya estará lista para usar. El sobrante se puede conservar en un frasco de cristal bien cerrado, en el refrigerador.

 

Un proceso cuidadoso y responsable

  • Aún respetando los tiempos necesarios para obtener el fermento, se puede decir que es un método sencillo para hacer levadura y lograr ese gusto casero en nuestras preparaciones. Pero deberemos realizarlo bajo las máximas condiciones de higiene posibles, ya que este proceso conlleva el desarrollo de una cepa, y al ser la levadura un hongo, debemos cuidar el mismo para evitar que repercuta negativamente en nuestro organismo.

 

  • El sobrante de la preparación original puede renovarse una vez guardado en el refrigerador, agregando iguales cantidades de agua y harina cada vez que se utilice, pero es recomendable utilizar la preparación y volver a realizar el proceso completo cuando necesitemos más cantidad.