Cómo elaborar un discurso para ser el delegado de la clase

En el discurso para ser el delegado de la clase se deben recoger los aspectos fundamentales de la candidatura, los puntos fuertes y la propuesta del programa.

Un buen discurso para ser el delegado de la clase debe apostar por resaltar cuáles son las características del candidato que destacan sobre las de los demás postulantes. Analizar los propios puntos fuertes y presentar un programa de mejoras y objetivos con claridad, sencillez y positivismo, serán las claves del éxito para el pequeño líder estudiantil.

Características que debe tener un buen delegado de clase
Ser el delegado de la clase supone una responsabilidad importante para el estudiante. Por ello, no cualquier perfil sirve. Su cometido comprende el recabar las quejas y sugerencias del grupo, presentarlas mediante informes ante el tutor o consejo escolar.

 

Igualmente, puede asumir tareas de "cuidador" de la clase en ausencia del profesor, responsabilizarse del cuidado del equipo didáctico, intervención en caso de disputas, mediador entre los profesores y alumnos, persona de confianza del profesor pero también del grupo.

 

Así pues, en el discurso para ser delegado de la clase es importante exponer que se es capaz de asumir todas estas tareas. El futuro delegado ha de ser alguien serio y responsable, pero flexible y empático. Ha de saber escuchar a sus compañeros y transmitir de forma adecuada sus necesidades, ideas y críticas.

 

Un estudiante comprometido con la causa, capaz de asumir iniciativas y firme en la defensa de los intereses comunes, solidario y que sepa respetarse tanto a sí mismo como a los demás. La popularidad dentro de la clase también es un factor a tener en cuenta, así como su capacidad de expresarse de forma resuelta.

Elaborar un buen discurso para ser el delegado de la clase
El pequeño aspirante a delegado puede comenzar por redactar su presentación: quién es, qué méritos tiene y por qué le gustaría ser el delegado. Después de esto, debe exponer los puntos fuertes y sus propuestas para mejorar el funcionamiento de la clase, inicidiendo en su capacidad resolutiva.

 

Entrevistar a sus compañeros es un buen método para tener una visión global de sus preocupaciones y sugerencias y permitir así incluir en el discurso para ser el delegado de la clase una muestra de su actitud sensible hacia los demás. Recoger la opinión de los profesores también puede resultar útil.

 

Se debe tener en cuenta que el discurso para ser el delegado de la clase no debe ser muy extenso (unos tres folios), dividido en presentación, análisis de la situación y aportación de ideas para mejorar y despedida en la que incluir alguna pequeña broma o detalle simpático que deje buen sabor de boca.