Cómo elaborar un jamón curado

El proceso de fabricación del jamón curado debe ser cuidado y minucioso. Este comestible es popular y a la vez una delicatessen y un estandarte nacional y cultural.

Es uno de los alimentos más queridos y saboreados en España. Su importancia social y cultural es enorme, siendo uno de los emblemas nacionales. La transformación del jamón curado tiene un carácter artesanal, aunque se haya industrializado.

Pimera fase

Lo recomendable desde un principio es mandar estos manjares a un lugar, en donde las costumbres y tradiciones hagan de sus habitantes especialistas en jamón curado, aunque se haga mediante máquinas. Necesitan un tratamiento especial y un intensivo cuidado.

 

Cuando llega al centro de tratamiento, se procede la descarga del camión con sumo celo y se clasifica la materia prima mediante el peso del hidrógeno y se mide su temperatura corporal mediante sondas. Posteriormente, comienza el procedimiento del salazón, donde se pone la sal y masajea el pernil con sumo cuidado.

 

Seguidamente se cuelgan y se llevan a un departamento especial y permanecen a temperatura baja durante un tiempo. Las medidas deben ser las adecuadas, por ello se hacen con precisión. Se lavan para quitarle lo salado sobrante y se moldean. Se dejan en frío para que la sal penetre en su interior.

Siguiente paso

Durante el almacenaje se reproducen las condiciones climatológicas idoneas. Poco a poco van madurando para ganar en color y aspecto y recibir esa textura de un verdadero jamón curado. El procedimiento no es corto precisamente y suele durar varios meses por la atención especial del proceso de estufaje.

 

A continuación, se quitan algunos huesos y se prepara con una buena imagen, porque se va a presentar ante el consumidor final. Se envasa al vacío, ya que conservará todo su aroma y debido a esto, tendrá todas las garantías de calidad pertinentes. Se mete en un caja el jamón curado y se manda el pedido al cliente.

Significado

Tiene tal importancia dentro de España que el estatus económico de algunas personas se mide por el consumo que hacen de un jamón curado. Si es de bellota, pata negra o blanca influye mucho en su entorno social. Regalar a alguna persona una pieza, muchas veces mide el grado de agradecimiento.