Cómo elegir el mejor instituto para nuestros hijos

Escoger un instituto para los hijos incluye tomar en cuenta la cercanía al domicilio, los deseos del propio estudiante y las posibilidades económicas de la familia

Un paso inevitable en la tarea de ser padres es la elección del instituto en el que estudiarán los hijos. Se trata de una decisión nada fácil, con muchísimos factores que hay que tener en cuenta, y que marcará, en mayor o menor medida, el futuro de los adolescentes. Para elegir la opción segura hay que analizar todas las posibilidades concienzudamente y dejar que el niño tenga un papel importante en la decisión.

Tipos de institutos

Dado que la educación es obligatoria en España, el estado gestiona la mayoría de los centros de educación, en este caso, los institutos de educación secundaria públicos. A cada distrito de la ciudad le corresponde unos en concreto, por lo que bastará acercarse a ellos para informarse de las condiciones, de los recursos que poseen, de los horarios o de cualquier duda que surja.

 

Para las familias más pudientes, existe además la opción de centros privados (concertados, es decir, subvencionados también por el Estado, o no). Muchos de ellos siguen un sistema educativo algo distinto, con modelos extranjeros o religiosos. Pese a su elevado coste, suelen contar con mejores instalaciones y con menor alumnado por profesor.

Consejos para elegir instituto

La mejor forma de conocer el instituto en el que van a estudiar los hijos es desplazarse hasta ellos y, cuando sea posible, conocer personalmente a los profesores y directivos que trabajan en él. Por tanto, un factor decisivo en elección es la distancia al hogar, la ubicación y el transporte que exista para ir hasta el centro. Hay que tener en cuenta que los adolescentes tendrán que acudir diariamente.

 

Una forma interesante de comparar varios de estos institutos es obtener un horario y ver cómo y en qué distribuyen en cada uno el tiempo de jornada escolar (que podrá ser parcial o completa). Muchos de ellos, además, suelen ofrecer una gran variedad de actividades extraescolares, por lo que la opinión del hijo es imprescindible en este punto.

 

Es muy aconsejable dejarse recomendar por los profesores y personal del colegio de origen, que conocen la reputación y fama de cada centro. Además, muchos de los amigos de los hijos también deberán afrontar este cambio a un nuevo instituto, por lo que es conveniente hablar con el resto de padres para intercambiar opiniones. Para conocer desde dentro las instituciones, bastará ponerse en contacto con personas que han estudiado o están estudiando en estos centros.