Como elegir la primera crema anticelulítica

La primera crema anticelulítica debe ser aquella que además de cumplir los objetivos deseados aporten firmeza y regeneración celular.

Uno de los principales detalles a tener en cuenta a la hora de utilizar una crema anticelulítica es que no se debe comenzar con ella cuando la celulitis ha irrumpido en el cuerpo. Es decir, es mejor prevenir la celulitis que quitarla, puesto que lo segundo es lo más difícil. En los primeros síntomas se les debe atacar sin piedad y, lo más importante de todo, con mucha constancia.

Cómo saber si se tiene celulitis

A veces resulta algo difícil darse cuenta que la celulitis está afectando la piel, por lo general suele comenzar en la zona de caderas, muslos y antebrazos. La piel se torna flácida y cuando se aprieta en ella se marcan una especie de protuberancias que resultan antiestéticas. En los brazos son más bien blandas pero en las caderas a veces se tornan duras y adiposas. Es entonces cuando la crema anticelulítica debe entrar en acción.

Cómo elegir la crema adecuada

Si la piel ha llegado a un punto de flacidez es interesante encontrar una crema anticulítica que además tenga propiedades reafirmantes. De este modo se matan dos pájaros de un tiro. También existen las cremas anticelulíticas con propiedades exfoliantes, estas serían las más adecuadas porque esta acción favorece la circulación y limpia de células muertas de la piel, por lo tanto evita la acumulación de líquidos causantes de la celulitis en la mayoría de los casos.

 

Una buena crema anticelulítica debería ser sinónimo de reafirmación y exfoliación. Algunas poseen efecto frío o calor, siendo esta última la más efectiva en la mayoría de los casos. Pero no se debe olvidar que para que una crema anticelulítica sea más efectiva la constancia es el ingrediente primordial. Se debe aplicar después de la ducha, aprovechando que los poros están más abiertos por el calor del agua haciendo un suave masaje para que penetre bien. Esto hay que hacerlo cada día sin excepción, tomarlo como rutina y no dejarlo pasar. Para que la crema anticelulítica actúe hay que dedicarle su tiempo y solo así se conseguirán resultados satisfactorios.