Cómo elegir las asignaturas para poder optar a una beca del MEC

Para obtener la beca MEC han de cumplirse una serie de requisitos económicos y académicos, por lo que elegir las asignaturas adecuadas es importante para conseguirla.

Los alumnos que comienzan sus estudios universitarios tienen la opción de solicitar ayudas destinadas a la exención de tasas de matrícula, además de poder recibir comensaciones por la movilidad. Para ello, deben cumplirse unos requisitos académicos y elegir las asignaturas adecuadas para obtenerla.

De cuántas asignaturas hay que matricularse

  • Tanto para estudiantes de grado, de máster oficial, diplomatura o de primer o segundo ciclo de licenciatura, deben cumplir unas condiciones a la hora de solicitar ayudas tanto para el Ministerio de Educación, como la ayuda que otorga la propia comunidad autónoma donde curse los estudios o bien la propia universidad, en caso de que conceda también conceda ayudas.
  • Si el alumno se encuentra cursando el primer año de sus estudios tendrá que matricularse obligatoriamente de todas las asignaturas del primer año, por lo que no podrá elegir las asignaturas que va a estudiar. Ocurre del mismo modo para los alumnos que quieran continuar con los estudios cursando un máster o un segundo ciclo.
  • En cambio, si el alumno se matricula de un segundo curso, solo podrá suspender el 40 por ciento de los créditos que se ha matriculado (en caso de ser una ingeniería o arquitectura) para obtener la ayuda, o bien suspender un 20 por ciento en caso de tratarse de otra titulación.

Elegir las asignaturas en cursos posteriores

  • Existe un mínimo de créditos por titulación del que el alumno debe matricularse para tener opción a solicitar la beca del MEC. El cálculo del porcentaje anterior se realizará en base a los créditos en los que cada año el alumno se matricule. En este sentido, elegir las asignaturas de más créditos o más materias dificultan la probabilidad de conseguir los requisitos.
  • Por lo tanto, el alumno debe elegir las asignaturas de forma que las pueda superar sin complicaciones. Para ello, nos fijaremos en cuáles son las anuales y cuáles las cuatrimestrales con el fin de repartirnos un número equivalente de materias para cada cuatrimestre, de forma que podamos hacer frente a todos los exámenes sin tener que abandonar ninguno.
  • Además, antes de elegir las asignaturas es conveniente consultar las fechas en las que se convocan las pruebas de estas. Por lo que nos matricularemos de materias cuyo examen no esté muy solapado con otro y tengamos tiempo suficiente para prepararla. Finalmente, podremos distribuirnos las asignaturas de mayor dificultad a lo largo de los cursos para facilitarnos el aprobado.