Cómo eliminar los hongos en los pies

Los hongos en los pies es un mal cuyas incómodas consecuencias pueden acompañarnos toda la vida de no ser tratado a tiempo.

Los hongos en los pies o el llamado "pie de atleta" es un mal muy común y su contagio es muy fácil si la persona se descuida ante las causas que lo provocan. Normalmente su contagio se produce con mayor frecuencia en verano, ya que los pies transpiran más de lo normal y los hongos se reproducen más rápidamente en ambientes calientes, oscuros y húmedos.

Actuar rápido
Combatir los hongos en los pies es un poco complicado, hay que seguir unos cuidados especiales, mucha paciencia y dedicación. En especial si los hongos están debajo de las uñas pueden permanecer allí varios meses, ya que es difícil llegar con los medicamentos hasta allí y también porque las uñas tienen un periodo de crecimiento muy lento hasta que se renuevan completamente.

Tratamiento con agua de sal
Lavar los pies en agua con sal, detendrá rápida expansión de los hongos, ya que la sal tiene propiedades que impiden su crecimiento. Hay que secar los pies muy bien después de bañarse y siempre con una toalla que solamente utilice la persona que sufre la infección. 

En la mañana y en la noche dejar los pies en agua con sal durante diez minutos y después untar propoleo directamente sobre la zona y así se eliminaran los hongos en los pies después de un tiempo.

Otros consejos y tratamientos
Para evitar los hongos en los pies, siempre que se pueda, hay que usar zapatos que mantengan una transpiración correcta. También los calcetines son importantes, como consejo los calcetines cortos hacen que el pie transpire menos.

Comenzar su tratamiento es algo que no se debe tomar a la ligera y en lo posible se deben seguir los siguientes consejos: caminar descalzo en lugares donde les de el sol, colocar los zapatos cerca del fuego cada vez que se dejen de usar, es importante para que se sequen y evitar que los hongos se desarrollen en el calzado.

Otras precauciones a seguir para tratar los hongos en los pies son: utilizar solo una toalla para secar los pies, usar sandalias al bañarse y así no dejar residuos en el baño (y que cada persona que se bañe utilice sus propias sandalias), y utilizar un jabón con propiedades fungicidas, como por ejemplo el jabón a base de azufre.