Cómo encontrar pareja a través de Internet

Aunque la red de redes tenga mala fama en cuestones relacionadas con encontrar pareja, lo cierto es que las relaciones que comienzan a partir de redes sociales son más comunes de lo que parece.

Cuando la red empezó a extenderse nadie se imaginaba la enorme influencia que llegaría a tener en las relaciones sociales y sentimentales de decenas de millones de usuarios que, cada vez con más frecuencia, llegan a encontrar pareja a través de Internet y que, ante la sorpresa de familiares y amigos, se convierte en una relación duradera con el paso del tiempo.

Prudencia y conversaciones interesantes

Un error muy común entre los cibernautas suele ser dar demasiados datos reales o, por el contrario, falsearlos. Actuando así se corre el riesgo, por un lado, de ser engañado, por otro, de decepcionar a alguien importante. Un término medio entre precaución y temeridad dará será el recomendado en el momento de querer encontrar pareja a través de Internet.

 

El inconveniente común en los chats y páginas de encuentros amorosos suele ser que hay personas con un interés que se enfoca más hacia fines sexuales que afectivos. Sin embargo, esto no es una desventaja ya que es relativamente fácil conocer las intenciones tratándose de un medio en el que la inexistencia de otro lenguaje que no sea el escrito, deja como única alternativa conversar.

El momento de conocerse

Si después de días charlando, de tener varias citas virtuales y, una vez que se empieza a pensar que es posible encontrar pareja en la red, llegará el esperado momento de conocerse. Antes de eso existen una serie de precauciones que hay que seguir, como puede ser establecer una videoconferencia para poder escuchar la voz y verle la cara a la otra persona, o bien, el intercambio de fotos. A estas alturas ya se tendrá confianza aunque se debe continuar siendo precavido hasta el último momento.

 

El día en el que se fije la fecha del primer encuentro, las claves de no llevarse sustos ni decepciones están ligadas al lugar de la entrevista que debe ser público y transitado. Lo idóneo es citarse en una cafetería u otro sitio en el que haya gente. Se debe desconfiar si se eligen pisos particulares, descampados o zonas muy periféricas y despobladas.