Cómo enfrentarse al desempleo sin desquiciarse

Los buenos métodos son los que tienen éxito, por lo que enfrentarse al desempleo supone múltiples técnicas para encarar la búsqueda mientras se vive con lo necesario sin desesperarse.

Hoy día cualquiera puede quedar parado sin saber cuándo podrá reinsertarse en el mercado laboral. Enfrentarse al desempleo trae consigo dificultades varias, aunque nos coloca frente a posibilidades bien definidas: o iniciamos una búsqueda de inmediato mientras ajustamos los gastos lo más que podamos o nos quedamos pasivos lamentándonos de la situación que nos ha tocado.

Encarar la búsqueda

  • Disponernos a elaborar soluciones creativas es la mejor receta para enfrentarse al desempleo sin abandonarnos moralmente. Como primera medida, hagamos un examen de nuestros conocimientos y fortalezas. A partir de ahí elaboremos métodos de búsqueda por todos los medios posibles, recurriendo a conocidos y también a empresas que puedan necesitar nuestros servicios.
  • Hagámonos un plan de búsqueda diario, con tareas y horarios establecidos como si fuésemos a cobrar un sueldo. Actualicemos nuestro currículum, saquemos algunas copias por si necesitamos dar en mano y recurramos a Internet para anotarnos en las páginas de empleos ofrecidos y también en foros, grupos, redes sociales y cuanto contacto pueda generar una oportunidad.
  • Tengamos en cuenta las actividades independientes, aunque nuestra pretensión sea reubicarnos en relación de dependencia mientras aguardamos podemos permanecer activos y ganar algún dinero o colaborar con un proyecto solidario. Mostrémonos dispuestos a los ofrecimientos que nos hagan amistades o colegas, siempre habrá tiempo para rechazar lo inconveniente con amabilidad.

Superfluo versus imprescindible

  • No sabemos cuánto nos va a llevar la búsqueda y si vamos a lograr el mismo nivel de ingresos que teníamos, por lo que enfrentarse al desempleo conlleva acotar los gastos a lo necesario. Si usamos tarjeta de crédito, podemos reservarla para gastos de alimentos u otros que no podamos obviar, pero tengamos en cuenta si vamos a poder afrontar una cuota e intereses elevados.
  • Hay salidas caras que pueden quedar para otra oportunidad, si nos interesa la cultura aprovechemos encuentros gratuitos o pasear al aire libre por un parque tomando el sol que antes nos quejábamos que no veíamos nunca. Lo principal es estar tranquilos, mantener la buena presencia y el ánimo, observar lo que nos rodea por si acaso nos sirve y no desvalorizarnos.
  • Como vamos a tener más tiempo, sería inteligente utilizarlo en capacitación, ya sea en algo que nos pueda servir para trabajar o simplemente por gusto, hay opciones de educación no formal para adultos que no cuestan dinero. Enfrentarse al desempleo puede significar un cambio de rumbo en nuestras vidas, otros aprendizajes y la posibilidad de aprovechar el tiempo en forma creativa y solidaria.