Cómo enfrentarse a la pérdida de una mascota

Enfrentarse a la pérdida de una mascota puede llegar a ser tan significativa y afectar el estado emocional tanto como la de un ser querido.

Indudablemente, enfrentarse a la pérdida de una mascota puede ser un evento tan doloroso como el de la perdida de cualquier miembro de la familia. El vínculo que puede crear una mascota dentro del seno familiar puede ser tan significativo que su pérdida puede llegar a generar algún grado de depresión, más aún en los niños.

Las mascotas y la familia

  • A pesar de las recomendaciones del sector salud, en la prohibición del mantenimiento de mascotas dentro de casa, existen estudios que demuestran que, la relación con los animales aporta beneficios emocionales y físicos. De tal manera que, pese a las advertencias sanitarias, las familias adoptan mascotas para promover la convivencia familiar o desarrollar con más facilidad determinadas acciones.
  • Se puede adoptar una mascota como guía y compañero de gente inválida, por el deseo y la motivación de tener una compañía, por el gusto hacia los animales, para fines educativos, para desarrollar trabajos específicos o por el capricho incontrolable de un niño. Cualquiera que sea el caso, lo cierto es que, entre los animales y la gente que gusta de ellos, se desarrollan vínculos afectivos difíciles de entender que hacen más difícil enfrentarse a la pérdida de una mascota.

Enfrentarse a la pérdida de una mascota

  • Para enfrentarse a la pérdida de una mascota, es necesario entender el principio del desprendimiento a cualquier cosa que nos rodea, ya que, nada pertenece a nadie y nadie permanece siempre. Cuando se ésta en momentos de crisis, no es fácil digerir estás palabras pero, algunos consejos prácticos ayudarán a entender y a enfrentarse a la pérdida de una mascota con más serenidad.
  • Enfrentar una pérdida es enfrentar un duelo, que es el tiempo de adaptación a las nuevas circunstancias. Este tiempo es necesario, para entender y valorar las pérdidas. El tiempo de duración depende de la capacidad emocional de cada persona. Cuándo de niños se trata, es indispensable mantenerse cerca y ayudarle a entender el proceso, sin dejar que el evento absorba todo su tiempo.
  • Es importante darse un tiempo para sanar la pérdida y no dejar que el evento afecte la salud. Es necesaria la distracción, la motivación familiar, así como, la comunicación. Platicar del suceso con amigos y familiares ayudara a sanar el dolor y mitigar la angustia.
  • Para los niños, enfrentarse a la pérdida de una mascota, puede ser más significativo, ya que, para alguno de ellos, representa el primer contacto con la muerte y suelen ser más vulnerables ante éstos sucesos.
  • Para ellos es importante, en primer lugar, no tratar de sobre proteger y disfrazar el evento con alguna escusa. Es mejor enfrentarlo, dialogar y hacerle entender las causas, púes eso le dará en un futuro, armas para enfrentar eventos de mayor consideración y tolerancia a la frustración.