Cómo enfrentarse a la presión de los entrenamientos deportivos

Tener una actitud correcta, estar bien alimentado y dormir bien son algunas prácticas que te ayudarán a soportar la presión de los entrenamientos, rendir más y obtener buenos resultados.

Practicar un deporte a un nivel intenso es algo que puede parecer en muchas ocasiones duro. La presión de los entrenamientos puede llegar a superarnos pero para poder progresar en el deporte que practiquemos es importante aguantarla de forma valiente y responsable.

Mentalizarse y tener buena actitud en los entrenamientos

El primer paso para soportar la presión de los entrenamientos es tener una actitud adecuada cuando acudamos a ellos. Ir a entrenar desmotivado no sirve para nada. Por ello, hay que ser conscientes de si queremos de verdad practicar nuestro deporte. Saber lo que nos gusta y plantearnos metas es primordial. Una buena idea es pensar objetivos que te marques y que puedas superar sin excesiva dificultad.

 

Por ejemplo, si juegas a un deporte individual, proponte obtener una media de puntos en los partidos que sea mayor. Fija un número determinado y cuando lo consigas plantéate otro. También puedes plantearte ganar masa muscular o conseguir tener una mayor resistencia aeróbica. Proponerte ganarle a alguien tampoco es mala idea, la competitividad no es algo malo en algunos casos.

Ir a los entrenamientos descansado y bien alimentado

Para rendir más y superar la presión de los entrenamientos es indispensable acudir descansado a ellos. Hay que dormir al menos ocho horas de forma regular. Si quieres ser un deportista serio lo mejor es ir a la cama a una determinada para controlar las horas de sueño.

 

También es muy importante tener una alimentación adecuada y que esté en consonancia con el deporte que practicas. Lo normal es que sean dietas ricas en proteínas y en hidratos de carbono pero lo mejor es consultar a tu entrenador o al médico deportivo. Con estas medidas seguro que te sentirás más seguro y más relajado en tus entrenamientos.

Alejarse del estrés por medio del deporte

El estrés diario aumenta mucho la presión de los entrenamientos así que es importante tratar de estar relajado normalmente. Por otra parte, practicar deporte puede ayudarte a liberar tensiones. Piensa en el entrenamiento como una manera para desquitarte de todos los problemas diarios. Entrena con ganas, como si tu progreso en el deporte fuera una lucha contra los problemas.

 

 

Así te sentirás mejor y por encima de todo, piensa en lo que progresas, sin obsesionarte por tus defectos. Sin embargo, trata de mejorar tu errores paulatinamente analizándolos detenidamente e intentando corregirlos con paciencia y perseverancia.