Cómo enfrentarse a las críticas en la escuela de Bellas Artes

Todo artista cuándo realiza sus estudios recibe numerosas críticas, pero si se desea convertirse en un gran profesional es imprescindible saber aceptar las críticas en la escuela de Bellas Artes

El arte es un mundo muy amplio y complejo, dónde lo que para unos es magnífico, para otros es terrible, y viceversa. Por ello, aún los mejores pintores escultores reciben críticas en la escuela de bellas artes, pero saben cómo enfrentarse a ellas.

Escuchar con atención
Ante las críticas en la escuela de Bellas Artes, no se debe de reaccionar con enfado o desazón, pues ésta es una actitud destructiva que no mejorará ni la calidad de nuestra obra ni nuestra reputación como artistas. Más bien se debe prestar atención, pues cada crítica es siempre una oportunidad de aprender y mejorar, tanto si son acertadas como si no.

Críticas desacertadas
Cuándo un profano en un estilo observa algo desconocido, suele criticar de manera incoherente. Es el caso de las críticas en la facultad de Bellas Artes hacia pintores subrealistas, tachando sus obras de poco ajustadas a la realidad, lo cual demuestra que el crítico no posee conocimientos suficientes en la materia.

Ante este tipo de crítica, lo más adecuado es respirar profundamente para calmarse, y explicarle amable y detalladamente el por qué de su error. Como las críticas en la escuela de Bellas Artes se suelen recibir en la exposiciones de entrada libre, lo mejor para respoder a este tipo de críticas es prepararse una breve y clara explicación de la obra y del estilo que posee, colgar una copia en nuestra página web o blog, y dar tarjetas con la dirección web.

Un artista desde sus comienzos en la escuela de Bellas Artes debe crear su propio blog o página web, dónde va colgando sus obras junto con explicaciones del estilo elegido y de cada obra en particular.

Críticas acertadas
Lo más común es que estas críticas en la escuela de Bellas Artes vengan dadas por algún profesor o artista invitado. Se deben tomar como oprtunidades para aprender o mejorar el estilo. Para ello, cuándo se reciba la crítica, se debe escuchar atentamente y preguntar al crítico sobre el método para corregir los fallos y mejorar el estilo.

Cuándo las críticas en la escuela de Bellas Artes son constructivas, el razonarlas y aconsejar es una tarea sencilla para la persona que las efectúa. Si cuando se le solicita explicación de la crítica emitida, ésta no es clara, o no se recibe, la crítica es gratuita, y lo mejor es actuar conforme a las indicaciones respecto a críticas desacertadas.