Cómo enfrentarse a una entrevista de evaluación en el trabajo

El empleo es la aspiración de todo ciudadano pero una mala entrevista de evaluación en la que se finga tener unas características que no se poseen puede echarlo todo a perder

Los procesos selectivos se han ido recrudeciendo en los últimos años debido a la avalancha de demandantes de empleo. Si se quiere marcar la diferencia, por tanto, se han de saber todas las técnicas para pasar satisfactoriamente una entrevista de evaluación que permita a los empresarios, jefes y clientes tener la total certeza de que ese empleado es lo que necesita.

El psicólogo de la empresa

En muchos negocios se va imponiendo la figura del psicólogo como gestor de recursos humanos y, en cierto modo, como encargado de elaborar la entrevista de evaluación de los empleados para que la empresa quede satisfecha. Se debe tener en cuenta que se exigen unos patrones de comportamiento, la respuesta a la presión y mantener la cabeza fría en determinadas situaciones de estrés.

 

Muchos candidatos y trabajadores se encuentran con un despido o numerosos rechazos laborales sin tener en cuenta que el lenguaje no verbal, la reacción ante determinadas situaciones y los procesos mentales que se manifiestan en los test psicotécnicos tienen gran importancia para los profesionales de la entrevista de evaluación que van a intentar, por todos los medios, cribar a quienes no vean capacitados psicológicamente.

La preparación de la entrevista

Al contrario de lo que se suele pensar, no es necesario prepararse una entrevista de evaluación ya que, da igual lo que el candidato o trabajador desee modificar, el psicólogo terminará sabiéndolo, cambiará las preguntas o, de algún modo, conseguirá evitar que se pase la situación con éxito.

 

El consejo más recomendable para estas situaciones es relajarse y concentrarse en dar lo mejor de uno mismo así como definir días anteriores un análisis Dafo con las debilidades y fortalezas, adjuntándolo en el momento de la prueba ya que esto demostrará, en el caso de ser lo más sincero posible, que el trabajador se conoce a sí mismo y que, por otro lado, quiere seguir mejorando y dando lo mejor en su trabajo.