Cómo enseñar deportes a los niños de cuatro años

Saber adaptar las reglas del deporte y buscar aquellos ejercicios que puedan interesar a nuestro hijo será lo primordial para enseñar deportes a los niños de cuatro años.

El deporte debe de incluirse en la vida del ser humano desde edad temprana, muchas veces tenemos el error de enseñar deportes a los niños de la misma manera en la que lo hacemos con un adulto y esto desemboca en que los niños se aburran o se frustren, perdiendo así el interés por las actividades deportivas.

Cómo es un niño de cuatro años

Los niños de cuatro años siempre formularán muchas preguntas, inician el proceso de ser independiente, son soñadores y suelen confundir sus pensamientos con el medio exterior, les gusta y necesitan tener tiempo para jugar.

 

En lo que respecta a su psico-motricidad pueden realizar saltos, pero tienen dificultad en saltar en un pie, tienen coordinación fina más desarrollada, pueden trepar y balancearse, son ágiles y empiezan a coordinar como botar una pelota. Un niño en la etapa de cuatro años, requiere de rutinas y de clasificaciones para comprender mejor que es lo que se quiere lograr.

Métodos de enseñanza

Lo principal al tratar de enseñar deportes a los niños es la conversión de juego a deporte, la diversión y las reglas. Exceder de una hora en tiempo puede llegar a ser perjudicial para el niño, lo mejor es iniciar con 30 minutos e ir subiendo de tiempo, hay que recordar que es un entrenamiento predeportivo.

 

Una rutina para iniciar sería pedirle al niño que nos indique cuales son las partes de su cuerpo (mano derecha, mano izquierda, pierna derecha, nariz, ojos, rodillas, etcétera), después de esto podemos pedirle que nos indique con un brinco a dónde es arriba y a dónde es abajo, a dónde es la derecha y a dónde es la izquierda.

 

Las órdenes deberán de ser claras y simples, y usualmente se puede realizar un ejemplo visual para que el niño lo asimile y pueda tener una referencia. Los ejercicios no deberán de durar más de cinco minutos, de hecho deberán de ser variados y ágiles para no aburrir al niño.

 

Otros ejercicios que se pueden practicar son de flexibilidad y competencias (correr, gatear, arrastrarse por el suelo, ir en cuclillas, cangrejos, etcétera). El uso de materiales de apoyo como aros, pelotas, cojines, conos, cuerdas o esponjas puede ser de gran utilidad.

 

Al enseñar deportes a los niños debemos de disfrutar con ellos, ponerles retos, reglas claras y motivarlos con premios simples como un aplauso y siempre ofrecerles una retroalimentación de como están haciendo las actividades. Esto lo formará como seres humanos responsables conscientes de sus capacidades y objetivos.