Cómo enseñar a los más pequeños a hacer un dibujo de tortuga marina

Enseñar a hacer un dibujo de una tortuga marina es una opción práctica y sencilla para conseguir que los más pequeños de la casa comiencen a desarrollar sus habilidades artísticas.

Aunque pueda parecer complicado, en realidad realizar un dibujo de tortuga marina y con un gran parecido a un auténtico ejemplar no lo es. A partir de una figura geométrica tan sencilla como la media luna, lápices de colores verdes y un poco de imaginación, hasta un niño será capaz de crear su propia colección de fauna marina.

La concha de la tortuga
Comenzar el dibujo de una tortuga marina es tan sencillo cómo dibujar una media circunferencia, la cual podemos trazar con un portaángulos (es esa pieza semicircular que viene siempre en los juegos de reglas, junto a la escuadra y el cartabón). Si bien esta es la forma más fácil, también puede hacerse con el compás o a mano alzada. 

Hay que tener en cuenta que el tamaño de la concha va a determinar el tamaño de la tortuga, pues la mayor parte de la tortuga es su caparazón. A continuación, cerramos la semicircunferencia trazando un arco por la parte inferior de la esfera, el cual trazamos sin preocuparnos, puesto que el borde de la concha de la tortuga suele ser irregular.

Para completar la concha, falta el dibujo sobre la superficie de la misma, muchas de ellas tienen dibujo que recuerda a los balones de fútbol, pero sin tener las líneas tan rectas y perfectas. Por tanto, le basta con pintar a mano alzada algo parecido a las líneas de un balón, y cómo, sin usar reglas, las líneas quedarán torcidas e irregulares, el dibujo de la concha de la tortuga será mas realista.

Las patitas, cola y cabeza
Las tortugas marinas no tienen dedos, sino una especie de aletas, con lo cual un trazado de la pata como si de media luna se tratara, es adecuado. De nuevo, usando la forma de la media luna -en este caso, menguante- realizaremos la cola, dibujando una pequeña semi-luna con el pico hacia arriba.

Ya sólo queda la cabeza para completar nuetsro dibujo de una tortuga marina dibujo, lo cual no tiene mucho misterio. Basta una cabeza calva, con los ojos saltones (es suficiente dibujar un circulo con un punto gordo dentro de él) y una boca cerrada, pues las tortugas marinas no tienen ni pelo, ni orejas. Resultará más simpática, por supuesto, si hacemos a nuestra tortuga sonriente.