Cómo enseñarles geografía a nuestros hijos

El interés por la geografía se puede promover mediante la relación de esta con la realidad y el conocimiento de la cultura a la que pertenece cada ciudad o país.

En los primeros años de colegio resulta complicado hacer entender a los menores que el conocimiento de otros países es imprescindible para que comprendan que el mundo no es solo su colegio, su casa o su ciudad, sino que conforma algo mucho más grande de lo que merece la pena tener conocimiento. Aunque, en principio, puede suponer una odisea, con los métodos apropiados será sencillo que disfruten de la geografía.

El globo terráqueo y su importancia en la educación del niño

Para que aprendan geografía y la ubicación de los lugares, se debe empezar por facilitar a los más jóvenes un medio para que sepan situar cada una de las ciudades. Por ello, resultará apropiado comprarles un mapa geográfico mundial o, aún mejor, el clásico globo terráqueo. Una variedad de este último muy efectiva es la de adquirirlo de materiales como el corcho.

 

La aventura empezará cuando el niño tome como costumbre pegar una chincheta en la zona en la que resida o en cada uno de los lugares que haya visitado. Esta pequeña rutina tendrá como objetivo que el pequeño se lo tome como un juego hasta que se familiarice con el mapa y desee conocer cada una de las ciudades del globo.

Telediarios muy informativos y memoria fotográfica

Se le debe hacer entender al menor que la geografía rodea al ser humano en todos los aspectos. Así pues, ver sus programas favoritos con ellos, los noticiarios y proponerles que sitúen a sus estrellas infantiles favoritas en el mapa o que hagan lo propio con las noticias que les hayan impactado en mayor medida, serán las llaves para que aprender no les cueste nada.

 

La razón por la que muchos niños no sienten ninguna inquietud hacia la geografía es por falta de interés en ella y, más concretamente, por desconocimiento. No les importa aquello de lo que nada saben. Si se les muestran elementos curiosos como el Taj Mahal, por poner un ejemplo, será más sencillo que lo relacionen con Agra o con la India.