Cómo envolver regalos de Navidad con un estilo personal

Envolver regalos de navidad de una manera original y divertida hace que la recepción de dichos regalos resulte más especial de lo ya es por de por sí.

A todo el mundo le encanta recibir un presente en cualquier época del año, pero quizás las navidades sea una de las fechas donde el intercambio de presentes se acentúa más. El envolver regalos de navidad puede resultar una experiencia divertida y gratificante para todos los que desean sorprender a sus agasajados de una manera sencilla y sobre todo, económica.

Trucos para envolver regalos de navidad

Una de las formas más originales y divertidas para envolver regalos de navidad es la que se realiza en forma de caramelo. Con un papel tipo seda o pinocho se envuelve el regalo, dejando bastante papel sobrante en los extremos como para poder hacer un nudo en cada uno de ellos con un cordón de un color llamativo, a ser posible.

 

Esta forma es apropiada sobre todo para los presentes con forma cilíndrica como plumas, bolígrafos. Igualmente que para artículos que se puedan manejar fácilmente como puede ser cualquier tipo de prenda o pañuelos. El resultado será sorprendente: un caramelo gigante como regalo.

Más ideas para envolver regalos de navidad

Otra de las opciones es utilizar telas en vez del típico papel de regalo. De cualquier color, ya sea lisa, con texturas, o con estampados como estrellas o lunas, esta singular envoltura llamará la atención de quien la reciba. Si se le añade una piruleta o algún tipo de chucherías, será un obsequio ideal para los más pequeños de la casa.

 

Algo que llama mucho la atención es envolver regalos de navidad en papel transparente o de cualquier color que permita ver el interior del obsequio. Aunque pueda parecer una contradicción ya que se sabe de antemano con lo que te van a obsequiar, es una manera muy peculiar de hacerlo y que resulta muy elegante. Esta envoltura es perfecta para presentes como peluches, licores, o estuches de colonia o de maquillaje.

 

Pequeños regalos metidos dentro de un globo inflado, envueltos en papel impreso con una foto de una persona querida o de un paisaje admirado o incluso con etiquetas pegadas con pequeñas anotaciones, pueden hacer del regalo recibido algo inolvidable.