Cómo escanear fotografías y documentos

Gracias a los aparatos de última generación escanear y digitalizar fotografías y documentos es una tarea aparentemente sencilla, pero es importante saber elegir el tipo de escáner específico para cada tipo de documento.

Para escanear fotografías y documentos es necesario un aparato escáner, un periférico que convierte cualquier documento o imagen en un archivo digital. Los escáneres permiten guardar y archivar de forma sencilla en el ordenador cualquier tipo de documento, permitiendo su posterior impresión con prácticamente la misma calidad que el documento original. En el mercado hay disponibles tres tipos de escáner, los planos, los manuales y los de alimentador, dependiendo del tipo de documento que se desee escanear.

Digitalizar fotografías

Para escanear fotografías es preferible utilizar los escáneres planos o manuales, ya que no dañan las fotos. Las fotos se introducen o se pasan por el sensor del aparato y este convierte la imagen en papel en un archivo procesado de ordenador. Algunos escáneres tienen softwares específicos para la correcta digitalización de las fotografías, por lo que el proceso se realiza de forma automática.

 

Sin embargo, si se busca una buena calidad durante el proceso de digitalización es importante escanear la fotografía ejecutando las aplicaciones concretas de optimización de calidad fotográfica, que permitirá hacer copias digitales con los mismos tonos y la misma calidad que las obras originales, sin que estas pierdan nitidez o se alteren los colores.

Digitalizar documentos

Para escanear documentos se pueden utilizar cualquiera de los tres tipos de escáner, aunque dependiendo del tipo de papel o de si son en blanco y negro o color habrá que ajustar el dispositivo para optimizar el proceso de digitalización. Normalmente los documentos se suelen archivar tras el escaneo como PDF, aunque es posible guardarlos bajo cualquier formato de documento de textos instalado en el ordenador.

 

Al encender el escáner el programa se enciende automáticamente, mostrando una inferfaz donde elegir qué tipo de documento se va a escanear. Si se trata de documentos antiguos o que necesitan un cuidado especial es recomendable utilizar un escáner plano, si es una hoja normal el método más rápido es el manual o el alimentador. Es importante, antes de cerrar la aplicación, comprobar que el archivo ha sido guardado en su carpeta correspondiente.