Cómo escribir un buen título para una clase de Periodismo

Escribir un buen título en Periodismo implica sencillez, claridad y concisión en el vocabulario, hyendo de términos ambiguos y optando por la calidad informativa para atrapar la atención del lector.

Escribir un buen título periodístico implica que el profesional o el estudiante es capaz de atraer la atención del lector. Para ello, puede servirse de muchos medios, algunos de dudosa ética, como el sensacionalismo, o bien, títulos objetivos e informativos que atrapen al lector por la calidad de su información y resaltan la profesionalidad del periodista.

Forma

    • El titular periodístico no sólo se compone del título. Tiene otros dos elementos que configuran su forma: el antetítulo y el subtítulo y que, juntos, dan sentido a la información. El titular es muy importante porque constituye el primer nivel de lectura y, por tanto, es el encargado de enganchar al lector. 

 

    • El antetítulo ha de aportar el contexto necesario que sitúe la información. El título es el encargado de llamar la atención del lector: escribir un buen título supone que este tenga entre tres y diez palabras. El subtítulo debe aportar información añadida al título, que provoque en el lector ganas de seguir leyendo la información. 

Estilo

    • El estilo del titular depende del género de la información. La noticia y la crónica son géneros eminentemente informativos y, por ello, escribir un buen título significa escribir una frase sencilla, clara y concisa. Esas serían las tres reglas básicas. Además, el profesional o estudiante ha de respetar el orden lógico de la frase: sujeto más verbo más predicado. Es vital huir de verbos ambiguos que distraigan al lector. 

 

    • Además de la crónica y la noticia, escribir un buen título para una entrevista requiere unas reglas básicas: el título siempre es una frase exacta, entrecomillada y sacada del texto principal. Es necesario escoger la frase más impactante de la entrevista para provocar deseo de información en el lector. 

 

    • Por otro lado, el género del reportaje permite adentrarse en el mundo literario y no tener tanto en cuenta la finalidad estrictamente informativa, aunque nunca olvidarla. Por ello, el título del reportaje siempre juega con recursos literarios, con juegos de palabras que por su originalidad sean capaces de atraer al lector, que es la función primaria del título. 

Prohibiciones

    • Aunque no sea una prohibición expresa, recurrir al sensacionalismo como forma de captar al lector evidencia la falta de recursos del profesional o del estudiante. Escribir títulos sensacionalistas supone subrayar cualquier concepto relacionado con el morbo, la violencia o el sexo. 

 

    • Sin embargo, un periodista refleja profesionalidad cuando tiene los recursos estilísticos suficientes para captar al lector con la calidad de sus informaciones. Por ello ha de evitar los títulos que sean nombres de novelas o de películas, los signos de puntuación, las siglas poco conocidas, los títulos que empiecen con cifras o usar la primera y la segunda persona. 

 

    • El trabajo del periodista consiste en hacer que la realidad sea accesible para cualquier ciudadano y, por tanto, escribir un buen título para Periodismo no puede estar reñido jamás con la sencillez en el vocabulario.